Incontinencia urinaria por ejercicio físico ¿Mujer fuerte = suelo pélvico débil?

Puede llegar a sonar contradictorio el título del post Mujer fuerte= suelo pélvico débil? Sin embargo, me sirve de reclamo para volver a retomar un tópico del que anteriormente hablara Denuncia Pública a Crossfit por su falta de ética debido al estigma social tan absurdo que sigue teniendo todo lo relacionado con los “bajos fondos femeninos y el deporte”.

A medida que programas ejercicio físico de alta intensidad están ganando popularidad en el fitness entre las mujeres de todo el mundo…me pregunto:

 Quizá su suelo pélvico esté debilitándose al mismo ritmo? y si fuera así ¿Por qué seguimos sin incorporar medidas serias relacionadas con los problemas del suelo pélvico en la mujer que practica ejercicio de alta intensidad?

Este hecho no ha pasado desapercibido por algunos de estos programas físicos extremos tal y como deja entrever el video titulado Do yo pee during your workouts?

Tratando de obtener respuesta, una búsqueda detallada de la literatura científica nos dice lo siguiente respecto a la hipótesis que relaciona el ejercicio de ALTA INTENSIDAD con mayor riesgo de INCONTIENCIA URINARIA POR EJERCICIO FÍSICO.

 Son muchos los estudios que años atrás habían puesto de manifiesto la relación entre el deporte de alto impacto y la pérdida de orina durante la práctica deportiva ( Bo, 2004; Bo, Maeehlum, Oseid & Larsen, 1989: Nygaard, 1994). Recientemente, la revista British Journal of Sports Medicine (Goldstick & Constantini, 2014) retoma el tema publicando una revisión sobre esta relación. Se indican rangos de prevalencia que varían entre 28 a 80%, en donde las mayores prevalencias se dan en mujeres que practican deportes de alto impacto como gimnasia, trampolín, hockey o ballet.

La actividad física vigorosa puede sobrecargar y debilitar la musculatura del suelo pélvico. El ejercicio de alto impacto o de alta intensidad está directamente relacionado con un aumento de la presión intraabdominal. La musculatura del suelo pélvico debe contener este sistemático aumento de presión. Esta gestión de la presión puede fallar si varios factores de riesgo coexisten al mismo tiempo como por ejemplo frecuencia del entrenamiento, intensidad, impacto del entrenamiento o fatiga muscular.

Además, existen otros factores de riesgo relacionados como el embarazo y el parto. Sin embargo, la literatura ha mostrado prevalencias entre un 25-30% de Incontinencia al esfuerzo en mujeres jóvenes sin pasado obstétrico. Greydanus, Omar y Pratt (2010), confirman que la incontinencia urinaria al esfuerzo ocurre en casi un cuarto de jóvenes atletas sin hijos/as de alrededor de 20 años.

sui

Por estos motivos, no ha sido una sorpresa encontrar la mayor prevalencia de incontinencia urinaria de esfuerzo en mujeres deportistas, frente a control. Estas altas incidencias alcanza la friolera de 80% de pérdidas de orina en el caso de las saltadoras de trampolín (Eliasson, Larsson & Mattsson, 2002).

Un estudio realizado sobre una mujeres de mujeres que practicaban deporte mostró una menor presión vaginal en comparación al grupo control (Marqués, Roberto & Caldeira, 2012). Cabe aclarar, que la menor presión vaginal al esfuerzo es un factor directamente relacionado con la incontinencia al esfuerzo.

Otro estudio de Kruger, Dietz & Murphy (2007) analizaron la función del suelo pélvico al esfuerzo en un grupo de atletas de deportes de alto impacto y otro grupo de mujeres no deportistas. Se describió un descenso más pronunciado del ángulo de la uretra, vejiga y recto en el grupo de deportistas durante la realización de una maniobra de valsalva frente al grupo control. Este es otro factor predisponente de pérdida de orina al esfuerzo.

La fatiga de la musculatura del suelo pélvico puede ser otra de las razones por las cuales la incontinencia por ejercicio comienza tras repetidos esfuerzos durante el ejercicio de alta intensidad (Ree, Nygarrd & Bo, 2007).

Los músculos del suelo pélvico forman parte del sistema musculo-esquelético, que a su vez contribuyen a la estabilización de la articulación sacroilíaca. Además, estos músculos tienen la función de mantener las vísceras dentro de la cavidad pélvica y contribuir a las funciones esfinterianas. Por ello, perder el control de la vejiga no es realmente la forma más segura de construir un cuerpo funcional y fuerte. En efecto, es un síntoma claro de un sistema estabilizador “disfuncional”. La estabilidad espinal se puede ver comprometida y por lo tanto será menos eficiente a la hora de gestionar el aumento de presión intraabdominal.

18

A continuación enumero algunos factores de riesgo del ejercicio de alto impacto con la disfunción de suelo pélvico conocida como la incontinencia urinaria por ejercicio físico.

  • Repetidas y sistemáticas maniobras de valsalva durante el ejercicio.
  • La repetición de impactos o saltos que directamente afectan al sistema de soporte del suelo pélvico.
  • Una deficiente coordinación abdominal y respiratoria en cuando se entrena en fatiga.
  • No incluir un programa de prevención o re-entrenamiento global de la musculatura estabilizadora o central. Una opción saludable es Low Pressure Fitness, programa basado en el concepto hipopresivo y de la reeducación postural global.

Referencias

 Bø K, Maehlum S, Oseid S, Larsen S. Prevalence of stress urinary incontinence among physically active and sedentary female students. Scand J Sports Sci. 1989; 11: 113-6.

Bø K.Urinary Incontinence, Pelvic Floor Dysfunction, Exercise and Sport. Sport Med. 2004; 34: 451-64.

Eliasson, K., Larsson T, Mattsson E. Prevalence of stress incontinence in nulliparous elite trampolinists Scan J Med Sci Sport. 2002; 12: 106-110.

Goldstick, O. & Constantini, N. (2014). Urinary incontinence in physically active women and female athletes. Br J Sports Med, 48(4), 296-298. doi: 10.1136/bjsports-2012-091880.

Greydanus, D.E., Omar. H. & Pratt, H.D. (2010). The adolescent female athlete: current concepts and conundrums. Pediatr Clin North Am, 57(3), 697-718. doi: 10.1016/j.pcl.2010.02.005

Kruger J, Dietz H, Murphy B. Pelvic floor function in elite nulliparous athletes. Ultrasound Obstet Gynecol. 2007; 30: 81-5

Marques L, Roberta F, Caldeira E. Assessment of Pelvic Floor Muscle Pressure in Female Athletes. PM&R. 2012; Doi: 10.1016/j.pmrj.2012.09.001.

Nygaard IE. Does Prolonged High-impact Activity Contribute to Later Urinary Incontinence? A Retrospective Cohort Study of Female Olimpians. Obstet Genecol. 1994; 5: 718-22.

Ree, M.L., Nygaard, I., Bø. K. (2007). Muscular fatigue in the pelvic floor muscles after strenuous physical activity. Acta Obstet Gynecol Scand, 86(7), 870-6.

 

 

 

La desconocida triada de la atleta

INTRODUCCIÓN

La triada de la atleta sigue siendo a día de hoy una gran desconocida (como mucho de los temas que conciernen al más puro ámbito femenino), a pesar de que es bastante común en jóvenes atletas, deportistas de rendimiento o mujeres físicamente activas. Se manifiesta sobre todo en mujeres cuya disciplina haga énfasis en un físico delgado o un índice de masa corporal y graso bajo.

Inicialmente la triada de la atleta fue reconocida como tres bloques interrelacionados: desordenes alimentarios, amenorrea y baja densidad mineral ósea. A día de hoy no se conoce la prevalencia real de la triada en la mujer deportista debido a la heterogeneidad de los estudios o a su metodología. Un estudio de Klungland & Sundgot-Borgen (2005) que estudió el riesgo de sufrir triada en mujeres deportista frente a controles encontró que las atletas reportaron más disfunción menstrual y fracturas por estrés en comparación con las control. Además, un mayor porcentaje de los atletas que compiten en deportes donde prima la delgadez (70,1%) se clasificaron en mayor riesgo de la Tríada en comparación con los atletas que compiten en deportes donde no prima el peso.

triad-logo-home

Lo que si se sabe es que plantea riesgos significativos para la salud y consecuencias potencialmente irreversibles. Así, recae una gran papel en todas las personas involucradas alrededor de la deportista para dar indicaciones precisas necesarias para la prevención y proveer de un diagnóstico precoz y tratamiento adecuado.

 ¿EN QUE CONSISTE LA TRIADA DE LA ATLETA FEMENINA?

La triada de la atleta se compone de varios elementos que se retroalimentan entre si que normalmente aparecen por separado pero luego la aparición de uno o su persistencia conlleva al otro. Se entra en un ciclo difícil de ver y a veces incluso difícil de salir. El  American College of Sport Medicine (ACSM) se posicionó por primera vez  en 1997 (Otis et al., 1997). En 2007 hizo una actualización de su posicionamiento reconociendo un gran espectro de síntomas y condiciones entre la salud y la enfermedad (ACSM, 2007). Estas tres esferas incluyen:

  1. Disponibilidad energética.
  2. Función menstrual.
  3. Densidad mineral ósea.

Las consecuencias que acarrea para la salud suelen ser subestimadas y en muchos casos puede ser graves. Entre ellas se destaca el elevado riesgo de fractura por estrés al disminuir la densidad mineral ósea, cambios metabólicos, disfunciones reproductivas como imposibilidad por quedarse embarazada, desórdenes nutricionales, gastrointestinales e incluso consecuencias psicológicas como ansiedad, trastornos alimentarios y baja autoestima.

Los cambios en la ingesta de calorías pueden variar cada día, sin embargo, los cambios menstruales puede que no se manifiesten en meses y los de la densidad mineral ósea en años. De ahí la importancia en la detección y prevención. Cuando se habla de baja disponibilidad energética, en el posicionamiento de la ACSM también se cita que la baja disponibilidad energética o ingesta calórica puede ocurrir de manera intencionada o no en deportistas femeninas con o sin desórdenes alimentarios por lo que no siempre está asociado a trastornos de la alimentación sino simplemente que “el consumo calórico es bajo” un factor del que muchas atletas no son conscientes.

 ¿QUÉ SABEN REALMENTE LOS PROFESIONALES DE LA TRIADA?

Un estudio realizado el mismo año de del segundo posicionamiento de la ACSM de Troy et al., (2007) revela que es necesario un mayor nivel de conciencia y la educación en el tratamiento adecuado de la Triada de la Atleta. Se ha llegado a esta conclusión tras pasar un cuestionario a entrenadores, estudiantes de medicina, fisioterapeutas, etc. sobre su conocimiento de la triada de la deportista. Los resultados son bastante pesimistas teniendo en cuenta que serán parte de los involucrados en la preparación física de dichas atletas. Si no poseen conocimientos sobre el concepto y el abordaje de la misma será muy difícil hacer una detección temprana o incluso una adecuada prevención. Se desprende de los resultados del estudio que sólo un 8% de los entrenadores y un 43% de los fisioterapeutas fueron capaces de identificar sus tres componentes. Además, sólo el 9% de los médicos se sentían cómodos en el tratamiento de la triada.

Vistos estos datos, me propuse realizar un pequeño “estudio” al alumnado de 4º grado de Ciencias de la Educación Física y del Deporte de la Universidad de Vigo para ver si siete años después el conocimiento sobre la triada de la atleta había aumentado entre los profesionales del ejercicio físico y el deporte. Mi gran sorpresa o “quizá no tanto”, fue que de 20 respuestas a la pregunta “¿Cuáles son los tres componentes de la triada de la atleta?” sólo obtuviera una respuesta correcta. Por lo que parece, seguimos en la misma línea que hace medio siglo, en muchos aspectos relacionados con LA MUJER y específicamente LA MUJER DEPORTISTA pasan desapercibidos por completo. 

porno-olimpicos-01

 

 

 

 

 

 

SIGNOS O FACTORES DE RIESGO RELACIONADOS CON LA TRIADA.

  •  Baja autoestima, familias desestructuradas, abuso, personalidad o modos de proceder depresivos, obsesión con el peso.
  • Deportes como categorías de peso o disciplinas que favorecen la delgadez o envuelven un componente de valoración subjetiva.
  • Deporte de élite jóvenes o entrenamiento deportivo específico a edades tempranas.
  • Incapacidad para descansar o recuperarse.
  • Preocupación con la comida, las calorías, el peso corporal.
  • Las dietas frecuentes o restricciones en la dieta o la ingesta.
  • Exceso de entrenamiento, fracturas por estrés repetitivas.
  • Pérdida del ciclo menstrual
  • Rápidos cambios de peso.

Desde hace mucho tiempo ha sido reconocida la relación que hay entre el cese de la menstruación y el entrenamiento físico. La literatura ha descrito una prevalencia mayor de amenorrea en la población femenina deportista (3-66%) que la población femenina normal (3-5%) (Otis, 1992). Una reducción en la frecuencia de los pulsos de la hormona luteinizante (LH) de la glándula pituitaria es la causa directa de la amenorrea y de la supresión ovárica subsiguiente en las mujeres físicamente activas. Las concentraciones bajas de hormonas ováricas en las atletas amenorréicas y oligomenorréicas se asocian con la reducción de masa ósea e incremento en las tasas de pérdida ósea. Debido a los cambios en las hormonas que están asociados con la disminución de la disponibilidad de energía o la deficiencia de energía, el cuerpo de la atleta no es capaz de reemplazar las células óseas viejas con nuevas células sanas. Durante este tiempo, la deportista pone en riesgo la salud de sus huesos. Por otra parte, las atletas con bajos niveles de estrógenos deben ser concienciadas de los efectos negativos que esto tiene sobre la densidad ósea, aunque sea necesario que pasen muchos años con bajos niveles de estrógenos para que estos síntomas aparezcan. La situación es aún más alarmante para las niñas físicamente activas con períodos irregulares durante su pico años de formación ósea (pubertad a los 20 años). A pesar de los efectos de la construcción del hueso positivos del ejercicio, las deportistas con baja ingesta calórica en realidad no aprovechan el fortalecimiento ósea esperable. La pérdida de masa ósea o la baja densidad mineral ósea es un factor de riesgo para las fracturas por estrés y la aparición temprana de la osteoporosis (huesos débiles que se rompen con facilidad). En definitiva, la pérdida de masa ósea se ve agravada por la deficiencia de energía y baja ingesta calórica.

En el deporte, a veces se cree que es normal tener amenorreas o ciclos menstruales irregulares, llegando en algunos casos a favorecerse por cuestiones competitivas.

Muy lejos de la realidad, cuando existe un desequilibrio hormonal el cuerpo está comunicando que ¡algo está mal! Cualquier irregularidad menstrual debe ser evaluada por un médico en los tres primeros meses para comenzar con que el tratamiento adecuado cuanto antes.

Todas las mujeres deportistas o mujeres físicamente activas poseen un potencial riesgo de sufrir la triada aunque hay un perfil en concreto en donde la prevalencia se ve aumentada. La participación en deportes que resalten la pérdida de peso también puede ser un factor de riesgo tal y como nos señala la ACSM (2007). Entre estos deportes se incluyen:

1. Deportes en los cuales se otorga un puntaje subjetivo al rendimiento (danza, patinaje artístico, buceo, gimnasia, aeróbicos).

2. Deportes de resistencia en los cuales se resalta el peso corporal bajo (carreras a larga distancia, ciclismo, esquí a campo traviesa).

3. Deportes en los que se requiera para la competencia de ropa que revele la silueta (voleibol, natación, buceo, carreras a campo traviesa, esquí a campo traviesa y de pista).

4. Deportes en los que se utilicen categorías de peso para la participación (carreras de caballos, algunas artes marciales, lucha libre, remo).

5. Deportes en los que se resalta la condición del cuerpo prepúber para el éxito en el rendimiento (patinaje artístico, gimnasia).

ballet

 

 

 

 

 

 

 

 

En definitiva, la participación en los deportes que favorecen un peso corporal magro  o los deportes que tienen categorías de peso o uniformes reveladores pueden llevar a algunas niñas y mujeres a hábitos alimentarios poco saludables. De ahí que se observase una mayor incidencia de desórdenes alimenticios en deportes que requieran de un determinado peso o porcentaje de masa graso.

Así mismo, cualquier pensamiento, creencia o comportamientos que conduzca a baja ingesta de comida podría ser considerado como un factor de riesgo potencial para el desarrollo de la Tríada. Por ejemplo: realizar dieta a una edad temprana; hábitos alimenticios caóticos (tales como saltarse las comidas), rechazo al tipo de cuerpo, creer que la pérdida de peso (o la grasa corporal) a cualquier costo mejorará el rendimiento.

MÁS VALE PREVENIR..QUE LAMENTAR.

La prevención, reconocimiento y tratamiento de la tríada de la atleta debe ser una prioridad para todos los profesionales involucrados en cualquier aspecto de la Atleta (médicos deportivos, nutricionistas, entrenadores, psicólogos, preparadores físicos) asegurar que las mujeres atletas a maximizar el beneficios del ejercicio regular y lograr una salud óptima, así como un rendimiento óptimo.

La mejor prevención será la realizada con un enfoque de un equipo multidisciplinar incluyendo al médico (u otro profesional de la salud profesional), nutricionista o dietista, una profesional de la psicología o psicología deportiva trastorno, profesional de las ciencias del ejercicio físico y del deporte, fisioterapeutas y familiares o padres.

 BIBLIOGRAFÍA

ACSM (2007). Female Athlete Triad Position Stand. Disponible en: http://www.femaleathletetriad.org/~triad/wpcontent/uploads2008/10ACSM_Female_Athlete_Triad_Position_Stand_2007.pdf

Troy, K.,  Hoch, AZ, Stavrakos, AZ (2006). Awareness and Comfort in Treating the Female Athlete Triad: Are We Failing Our Athletes? Winsconsin Medical Journal, 105 (7), 21-24.

Otis, CL., Drinkwater, B., Johnson, M., Loucks, A., Wilnore, J. (1997). American College of Sports Medicine position stand. The female Athlete triad. Med. Sci. Sports Exerc. 29(5), 1669-1671.

Otis, C. L. (1992). Exercise-associated amenorrhea. Clin. Sports Med.11:351-362.

Torstveit, M.K, Sundgot-Borgen, J. (2005). The female athlete triad: are elite athletes at increased risk? Med Sci Sports Exerc. 37(2), 184-93.

AUTORÍA

Tamara Rial. Phd, nº colegiada 13.756

Profesora colaboradora Universidad de Vigo

Directora Hipopresivos Pinsach&Rial

www.hipopresivos.com

www.tamararial.com

 

Entrenamiento respiratorio y liberación miofascial diafragmática

La función principal de los músculos respiratorios es la de movilizar un volumen de aire que sirva para, tras un intercambio gaseoso apropiado, aportar oxígeno a los diferentes tejidos. Para dicha función existe un equilibrio y una interdependencia entre los diversos músculos respiratorios, los cuales funcionan coordinadamente tanto en situaciones de normalidad como en situaciones de desventaja. Por tanto, esta función de bomba ventilatoria es la que va a condicionar la estructura, la anatomía, la adaptación y la interrelación de los diferentes grupos musculares. El músculo respiratorio inspiratorio más importante de esta llamada bomba ventilatoria es el diafragma, el cual puede condicionar por si solo el el correcto funcionamiento respiratorio.

diafragma_1

El diafragma se encuentra  más activo durante la inspiración, contrayéndose hacia la parte inferior. Además de su función respiratoria también destaca la postural. Actúa sinérgicamente con otros músculos en la estabilización del tronco y que tiene importantes relaciones musculares, tanto directas como indirectas a través de cadenas miofasciales.

Los músculos respiratorios, diafragma y accesorios, se pueden considerar como músculos esqueléticos desde un punto embriológico, morfológico y funcional. Esta necesidad en la diferenciación histoquímica y ultraestructural de los músculos respiratorios se explica por las diferentes funciones que dichos músculos realizan. Así, mantener la respiración en reposo de una manera continua justifica la alta proporción de fibras fatiga-resistentes tipo I y IIA. Un porcentaje intermedio de fibras IIA hará posible mantener frecuencias respiratorias elevadas durante el ejercicio (Gáldiz, 2000).

Otro de los músculos inspiradores más potentes es el serrato mayor, muy amplio situado en la parte lateral de la caja torácica de las costillas 1º a 10º. Valoraciones realizadas a deportistas revelan en demasiadas ocasiones debilidad del serrato mayor, aspecto relacionado con la debilidad respiratoria durante esfuerzos físicos.

SERRATO

Los abdominales son también claves en la función ventilatoria por su acción en la espiración, contribuyen al descenso costal. Ambos fuerzan la salida de aire de los pulmones. Se puede sentir el aumento de tensión en la musculatura abdominal con sólo cerrar los labios y soplar a través de ellos ofreciendo resistencia, como cuando hinchas un globo. Cabe prestar atención también a los intercostales externos que siguen la misma dirección en oblicuo convergente al igual que la capa más externa de la musculatura oblicua abdominal funcionando como un verdadero paquete funcional durante la respiración. Levantan y expanden el pecho en la inspiración, sobre todo en la inspiración profunda o forzada. En contrapartida, los intercostales internos, tiran de las costillas hacia dentro y abajo, generalmente en la espiración activa forzada.

La importancia de entrenar la musculatura respiratoria para las personas deportistas

La alteración de los músculos respiratorios puede manifestarse en forma de debilidad o fatiga. Es sabido que durante el ejercicio aeróbico se produce fatiga sobre todo de la musculatura inspiratoria, de ahí también surge la necesidad de entrenar la musculatura respiratoria de manera específica o como calentamiento específico. El fracaso muscular puede venir dado por diferentes causas como la sobreactividad. Hay algunos factores que pueden alterar la función de los músculos respiratorios como la debilidad o fatiga muscular, el aumento de la demanda de oxígeno o disminución de su aporte, deformaciones estructurales, aumento de la resistencia de las vías aéreas, etc. Diversos estudios analizaron la relación entre la ventilación máxima y la fatiga respiratoria, especialmente del diafragma torácico, en donde se observaba una reducción de las contracciones diafragmáticas. A ello se añaden diversos factores que pueden alterar la función de los músculos respiratorios junto con la debilidad o fatiga muscular, como el aumento de la demanda de oxígeno, disminución de su aporte o aumento de la resistencia de las vías aéreas producidos durante el entrenamiento. La deuda de oxígeno producida durante el ejercicio como puede ser la carrera, no afecta solamente a los grandes grupos musculares como los de las piernas sino también a los músculos de la respiración que triplican su esfuerzo al aumentar la frecuencia ventilatoria.

EJERCICIOS PRÁCTICOS DE LIBERACIÓN 

Propongo unos sencillos ejercicios prácticos que ayudarán por una parte a aumentar la conciencia respiratoria y por otra como entrenamiento específico de la musculatura respiratoria. Es recomendable comenzar con ejercicios primero de liberación como puede ser el automasaje del diafragma o el masaje con pelotas pequeñas y luego pasar a ejercicios que impliquen movilidad y resistencia pues el diafragma por diversos motivos se puede encontrar en “bloqueo”. A continuación, se describen varias propuestas prácticas para realizar en casa, después del entrenamiento o cuando necesites desbloquear esta tensión que el propio cansancio, estrés, hábitos posturales o de vida van desarrollando. El entrenamiento de la musculatura respiratoria está ampliamente contrastado en relación a la mejora del rendimiento e incluso es una de las primeras líneas conservadoras de tratamiento rehabilitador en pacientes con disfunciones respiratorias.

MASAJE DEL DIAFRAGMA

Te proponemos realizar masaje diafragmático de liberación miofascial con tus propias manos. Coloca los dedos alrededor del arco costal. Realiza una suave inspiración diafragmática y al exhalar introduce suevamente las yemas de los dedos por dentro del arco costal como si estuvieses tecleando en una máquina de escribir. Al inspirar nuevamente mantén los dedos en la última posición y durante la exhalación continúa masajeando por dentro de las carillas costales. Repite de seis a ocho veces.

liberacion diafragma

Este ejercicio también lo puedes hacer con una pelotillas de gomaespuma. En este tutorial  descubre como realizar el automasaje con pelotas pequeñas: LIBERACIÓN MIOFASCIAL DIAFRAGMÁTICA .

ASIMÉTRICOOtra forma de realizarlo es unilateralmente. De forma que trabajas independientemente una parrilla costal como muestra la imagen superior. 

Apertura de la cadena superior diafragmática y cadena anterior del hombro en posición supina

 Túmbate boca arriba y coloca los brazos por encima de tu cabeza, en forma de V. Realiza inspiraciones profundas con la caja torácica y conexpansiónabdominal, a la vez que vas estirando los brazos progresivamente durante esta respiración pausada. Manteniendo esta posición, se hace una inspiración abriendo las costillas y, en la espiración, se debe mantener las costillas abiertas. Este ejercicio se realiza durante unos minutos, manteniendo el estiramiento y tracción progresiva de los brazos y costillas durante el ciclo respiratorio. Te ayudará a estirar la musculatura inferior de toda la cadena superior del hombro y diafragmática. Además, implicará la tracción interna de parte de las conexiones aponeuróticas torácicas así como descompresión de las vísceras de la pelvis menor. En el siguiente tutorial te lo explico: EJERCICIO RESPIRATORIO EN  V. 

LIBERACIÓN MUSCULATURA CERVICO-COSTAL

 Hay musculatura que es accesoria de la respiración, sobre todo la respiración alta o “clavicular” como el esternocleidomastoideo y los escalenos que normalmente tienden a la rigidez y tensión. Trataremos de promover tanto su liberación como movilidad antes de entrenar. Coloca una mano de forma longitudinal en el esternón y otra en la zona occipital. Durante la exhalación profunda empuja el esternón y a su vez tracciona de la columna cervical en dirección opuesta. Es un ejercicio que además ayudará a aquellos deportistas con tórax bloqueado a la espiración o con poca movilidad torácica alta.

TRACCCION

Movilización del diafragma con ejercicios hipopresivos. 

Ejercicio para soltar la rigidez del diafragma y movilizar el sistema suspensorio del diafragma y las vísceras. En este enlace te enseñamos de manera muy didáctica ejercicios que se pueden hacer durante la apnea, es decir “sin aire”. En un anterior post explique algunos ejercicios hipopresivos y en la web www.hipopresivos.com encontrarás muchos videos de hipopresivos que serán útiles así como información adicional.   Al inicio puede que te resulte difícil movilizar el diafragma y el abdomen en apnea. Para ello puedes utilizar una pinza en la nariz.

EJERCICIO PRÁCTICOS DE ENTRENAMIENTO ESPECÍFICO RESPIRATORIO

Respiración torácica resistida

Un ejercicio más avanzado que entrenaría la respiración y su musculatura consiste es colocar algo pesado sobre tu esternón y abdomen de forma que limite la expansión de ambos. Al realizar la inspiración, fija la atención a la expansión lateral costal. Con este ejercicio potenciarás la fuerza de los músculos inspiradores. Si te resulta incómodo el peso sobre el esternón puedes hacer una autoresistencia con las manos. Coloca una mano sobre el esternón y otra sobre el abdomen durante la inspiración realiza una contraresistencia a la expansión. Siente como hay una ligera resistencia a la elevación del esternón y del abdomen, las manos acompañan el movimiento de descenso durante la espiración. Ahora prueba lo mismo pero abrazando con ambas manos las costillas. Este ejercicio se realizará con respiración torácica, es decir, llevando el aire hacia los lados de las costillas. Durante la fase inspiratoria resiste lentamente la expansión costal. Ten cuidado con la fuerza que aplicas. Durante la exhalación realiza el movimiento contario, presiona las costillas para ayudar a la fase de espiración. Este ejercicio también reforzará la musculatura inspiratoria como los músculos serratos o los intercostales. Repite 6 veces y luego respira de manera torácica con los brazos y el cuerpo relajado. Sentirás mucha diferencia y cómo hay más diferencia en la expansión torácica tanto en la inspiración como en la exhalación. Te lo enseño en el tutorial: EJERCICIO PRÁCTICO: RESPIRACIÓN RESISTIDA

Respiración torácica resistida con una banda elástica

BANDA ELÁSTICAEjercicio similar al anterior pero en vez con resistencia manual, utilizaremos una banda elástica. Coloca una banda elástica cruzada alrededor de las costillas y con el agarre que se muestra en la imagen. Cierra la banda elástica suficientemente como para notar cierta tensión como con un corsét pero que no presione de forma exagerada. A continuación, inspira de forma torácica intentando vencer la resistencia de la banda elástica a la vez que vas soltando el agarre suavemente. En la exhalación vuelve a cruzar la banda elástica sobre las costillas y repite el ejercicio de seis a 8 repeticiones. Es un ejercicio al igual que el anterior que entrena la musculatura inspiratoria como los intercostales y los serratos a través de una resistencia variable como la banda elástica. Con principiantes o personas con baja forma física se puede comenzar con bandas elásticas de resistencia baja. Al mejorar su fuerza-resistencia o con pacientes/alumnos más avanzados emplea bandas oscuras más firmes.

 Autora: Dra. Tamara Rial (colegiada 13.756).

PERFECCIÓN POSTURAL A TRAVÉS DE LA TÉCNICA HIPOPRESIVA

Se trata de un método holístico que considera al cuerpo como un todo y concibe el entrenamiento de forma global, integrando la postura y la respiración, con especial atención a la disminución de la presión intraabdominal para prevenir posibles patologías del suelo pélvico”. (Rial y Pinsach, 2014) 

Definición

 El origen etimológico de la palabra Hipopresivo viene del prefijo griego Hypo, que significa baja y del Francés pressif, que quiere decir presión, es decir, baja o menos presión.

Los Hipopresivos son ejercicios posturales y respiratorios que implican la mayoría de músculos de nuestro organismo a la vez que disminuyen la presión intraabdominal. Sus dos pilares fundamentales son:

  1. El entrenamiento postural que incide sobre la musculatura estabilizadora de la columna y los músculos de la pared abdominal. https://www.youtube.com/watch?v=yU7uEtOWKE8
  2. El entrenamiento respiratorio mediante la base del uddiyana banda de yoga (apertura costal+ apnea espiratoria) junto con respiraciones diafragmáticas intercaladas.

 Durante la apnea, se contrae la musculatura inspiradora de la caja torácica y consecuentemente el diafragma se eleva. Este hecho favorece el descenso de presión intraabdominal. El ascenso diafragmático provoca una absorción o aspiración que, sumado al entrenamiento postural tan exigente que tienen los ejercicios, crean una succión a las vísceras pélvicas. Esto es de gran ayuda para elevar y tonificar la musculatura del suelo pélvico y recolocar las vísceras. Siendo de mucho interés especialmente para la mujer.

Los ejercicios hipopresivos, al ser realizados en apnea espiratoria y en determinadas posturas son facilitadores de la tracción postural del diafragma. Aportan una serie de objetivos, como son, el descenso de la presión intraabdominal, la elevación de los órganos internos y la consiguiente activación de la faja abdominal y de la musculatura perineal. La acción sobre el sistema respiratorio, provoca una disminución de la ansiedad cognitiva y somática, así como, ganancias de autoconfianza. La persona se siente mejor consigo mismos y con su corporeidad.petra hipos

El aumento de tono del suelo pélvico y la recolocación visceral repercuten, indirectamente, en la función sexual. Una mayor tonificación del suelo pélvico hace que la mujer tenga mayor propiocepción o sensación interna. Además, el vacío abdominal, también llamado “vacuum abdominal”, aumentará la frecuencia del retorno venoso y la oxigenación. Se facilita la vascularización, especialmente, a nivel pélvico. La mujer o el hombre que practican técnicas hipopresivas mejoran su irrigación sanguínea. El siguiente video muestra cómo aumenta la vascularización al realizar ejercicios hipopresivos: https://www.youtube.com/watch?v=r790zIYIS7Q

 

Las pautas posturales y la activación de los músculos estabilizadores de la columna son características notorias de las técnicas hipopresivas. Una adecuada postura influye en la tensión postural de los músculos antigravitatorios. Existe un nexo de unión entre la pelvis y la cavidad abdominal, en donde las variaciones de presión son transmitidas a la estructura pélvica. Una tensión postural y muscular equilibrada puede influir en la adecuada transmisión de la presión de la cavidad abdominal y en la respuesta de los músculos del suelo pélvico. De interés observar qué sucede en el suelo pélvico de una mujer con patología al realizar hipopresivos u otro ejercicio que aumenta la presión: https://www.youtube.com/watch?v=8gUD7GBm0Zw

90

En este sentido, los músculos de la pared abdominal están sinérgicamente vinculados a los músculos del periné estableciendo una analogía postural con éstos. Esta simbiosis funcional es positiva, tanto para la contención de las vísceras pelvianas como para la gestión postural. Cuando se posee déficit tónico, unido a factores de riesgo clásicos como la edad, el sedentarismo, etc. se pueden crear, a largo plazo, disfunciones posturales o incluso pelvi-perineales.

Incidencias multisistémicas

 Partiendo del punto de vista holístico y analizando a los sistemas en su conjunto se observan incidencias en del entrenamiento postural y respiratorio hipopresivo en:

  • Sistema músculo-esquelético: Mejoras posturales, reducción del dolor de espalda, tonificación de la musculatura abdomino-perineal, coactivación muscular y mejoras en la flexibilidad de la columna.
  • Sistema respiratorio: Potenciación de la musculatura inspiratoria y espiratoria, disminución de los síntomas de asma y mejoras de la capacidad pulmonar.
  • Sistema circulatorio: Aumento de los parámetros sanguíneos, disminución de los edemas y de la pesadez en las piernas.
  • Sistema digestivo: Mejoras en el tránsito intestinal, disminución del estreñimiento y disminución de los síntomas en determinados problemas hiatales.
  • Sistema emocional: Disminución de la ansiedad y mejora de la autoconfianza.
  • Sistema sexual: Aumento de la sensibilidad, mayor control en la función sexual, menstruaciones más regulares y menos dolorosas.

En el ámbito de la terapia, se vislumbra como un excelente método rehabilitador de patologías de suelo pélvico como la incontinencia urinaria, las caídas de órganos internos y otros trastornos físicos propios del embarazo y post parto.COMPRENSION ABDOM

Indicaciones

 Es muy adecuado para cualquier persona, desde el postparto hasta las personas mayores, hombres, mujeres, todas aquellas personas que quieran disfrutar de un entrenamiento saludable que evite las hiper-presiones internas. Durante la iniciación, ya se perciben cambios desde el primer mes de práctica, especialmente, en los casos de recuperación del abdomen y del periné después de dar a luz y en la disminución de las pérdidas de orina que, desafortunadamente, son muy frecuentes en la mujer tras un parto.

Práctica de las técnicas Hipopresivas

La ejecución respiratoria es la misma para todas las posturas que se ejemplifican en el artículo. Se inspira en dos tiempos y expulsa el aire en cuatro, a continuación apnea espiratoria y así, con la acción de la musculatura inspiratoria, abrir al máximo las costillas como si se quisiera realizar una inspiración forzada pero sin tomar aire.

Conviene comprobar que exista un hundimiento del abdomen y que se moviliza el ombligo, hacia adentro y arriba, al expandir la caja torácica como se observa en la imagen: hipo foto

Cuando se precise inspirar (entre 10 a 15 segundos), realiza tres respiraciones torácicas y de nuevo apnea espiratoria para repetir el ejercicio hasta un máximo de tres veces en cada posición.

Sesión tipo

 Calentamiento respiratorio, articular y propioceptivo (5´)

Parte principal de posturas hipopresivas. (15´)

Relajación y meditación (10´)

 Las sesiones son de aproximadamente 30 min, realizándose un calentamiento respiratorio, articular y de movilidad previo; luego el entrenamiento especifico de hipopresivas individual o en pareja. Al finalizar, se aconseja 10 min de vuelta a la calma o relajación para recobrar las pulsaciones y la normalidad fisiológica.

Prueba las siguientes posturas Hipopresivas 

De pie, coloca los pies paralelos separados el mismo ancho de las caderas, evita la hiperextensión de rodillas y mantén la pelvis neutra sin forzar una excesiva basculación. Crece y empujar del mentón hacia atrás traccionando la coronilla. Se debe sentir una sensación constante de alargar la columna vertebral. Rotación interna de hombros, codos flexionados a 90º y flexión dorsal de muñecas de modo que los dedos de las manos miran hacia las crestas ilíacas con la sensación de separar codos y hombros del cuerpo. El eje de gravedad inclinado ligeramente hacia delante de modo que se sienta el peso en los metatarsos y se observe una línea imaginaria inclinada que pasaría por entre los pies, las rodillas las caderas. Desde ahí, respira de manera torácica y tras tres ciclos respiratorios, exhala todo el aire sin perder la auotelongación y a continuación realiza apertura costal. Mantén entre 10 y 15 seg de apnea. Luego repite las respiraciones torácicas. Este patrón respiratorio se repite tres veces en cada postura.

alba piti 2

alba piti

 

 

 

 

 

 

 

 

Desde la posición de pie, pasa a la posición de sedestación con las piernas cruzadas o con ellas semiextendidas, si sufres de molestias en rodillas, con ellas ligeramente extendidas manteniendo los pies en extensión dorsal como se muestra en la imgane. Si no eres capaz de mantener la verticalidad de la columna, puedes colocarte de espaldas contra una pared. Sigue los fundamentos técnicos propuestos para los ejercicios hipopresivos. Crece con toda la columna, desde la pelvis hasta la coronilla como queriendo alargar y empujar el mentón hacia atrás. Los hombros en rotación interna con los codos y muñecas flexionados de modo que las palmas de las manos están a la altura de las crestas ilíacas. Las palmas de las manos miran hacia el suelo con los dedos juntos y extendidos. Los codos se adelantan sin desplazar los hombros y se hace un esfuerzo por separar los codos (decoaptar hombros y escápulas). Realiza tres repeticiones en esta postura. Inspira en dos tiempos y exhala en cuatro. A continuación realiza apnea espiratoria y abre la caja torácica al máximo durante 10 a 15 seg.

sentado piernas extendidas inicio

 

 

 

 

 

sentado piernas extendidas apnea

 

 

 

 

 

 

 Dra. Rial y Piti Pinsach 

Directores de Hipopresivos Pinsach&Rial

www.hipopresivos.com

Autores de: Técnicas Hipopresivas, pedidos y envios a domicilio totalmente gratuitos en: edicionescardenoso@mundo-r.com

portada libro para venta

 

Gimnasia Postural Global a través de Ejercicios Hipopresivos

Dos pilares fundamentales de la técnica hipopresiva son: el trabajo postural que incide sobre la musculatura estabilizadora de la columna y los músculos de la pared abdominal y el entrenamiento respiratorio, basado en respiraciones diafragmáticas intercaladas con fases de apnea espiratoria. Durante la apnea, se contrae la musculatura inspiradora de la caja torácica y consecuentemente el diafragma se eleva. Este hecho favorece el descenso de presión intraabdominal. Los ejercicios hipopresivos, al ser realizados en apnea espiratoria y en determinadas posturas son facilitadores de la relajación postural del diafragma. De esta forma logran cubrir una serie de objetivos, como son descenso de la presión intraabdominal durante el ejercicio y la consiguiente activación de la faja abdominal y de la musculatura perineal. El ascenso diafragmático crea también una succión sobre las vísceras pélvicas.

corr

 

Así, de entre los muchos beneficios derivados de su práctica se destacan: mejoras posturales, reducción del dolor de espalda, tonificación de la musculatura abdomino-perineal y mejoras en la flexibilidad de la columna.

En el ámbito de la terapia, es un excelente método rehabilitador de patologías de suelo pélvico como la incontinencia urinaria o de trastornos físicos propios del embarazo y post parto.

A continuación, os muestro varios ejercicios de base utilizados en la iniciación a la técnica  y que ayudarán mucho a perseguir una adecuada reeducación postural. 

DSC_4841s

Posición Inicial: De pie, una pierna adelantada como se muestra en la imagen. Se busca un crecimiento axial de la columna a la coronilla como si se quisiera crecer. Es una sensación de estiramiento que debe mantenerse durante todos los ejercicios y que facilita la corrección postural. El eje de gravedad se mantiene inclinado ligeramente de modo que se sienta el peso en la pierna adelantada. Se debe observar una línea imaginaria que discurre por el pie, rodillas, caderas, hasta llegar al la base de la columna cervical. Los brazos se mantienen estirados en prolongación con el eje del cuerpo con intención de traccionar en dirección ascendente.

Inspirar en dos segundos y expulsar el aire lentamente, en el doble de tiempo de la inspiración. A continuación, se realiza una apnea espiratoria (quedarse sin aire en los pulmones) para poder abrir al máximo las costillas con la acción de la musculatura inspiratoria, realizando una apertura costal. Comprobar que hay una depresión del ombligo, es decir que entra el abdomen sólo y que se separan las costillas. Aguantar haciendo un esfuerzo por abrir costillas y evitar pensar en entrar el abdomen o contraer el periné. Cuando se precise inspirar (después de 10 a 15 segundos), realizar tres respiraciones torácicas lentas y de nuevo apnea espiratoria para repetir el ejercicio cambiando la pierna que se encuentra adelantada. Se repite nuevamente hasta un máximo de tres veces.

DSC_4920s

Posición Inicial: La persona debe estar sentada, con las piernas flexionadas o, si sufre de molestias en rodillas, con ellas ligeramente extendidas y pies en flexión como se muestra en la imagen. Si no se puede mantener la verticalidad de la columna, conviene colocarse de espaldas contra una pared e incluso se puede poner una alza o un cojín, debajo de los glúteos. Los brazos se pueden colocar elevados a la altura de los ojos o a la altura de los hombros según sea la condición física. Se mantiene la autoelongación de la columna como si se quisiera traccionar la coronilla con una pequeña rectificación cervical durante todo el ejercicio. Seinspira en dos tiempos y expulsa el aire en cuatro, realizando seguidamente apnea espiratoria con apertura costal constante. Cuando se precise inspirar, se realizan nuevamente tres respiraciones torácicas, con el ritmo preciso para recuperar y poder repetir el ejercicio en esta posición hasta un máximo de tres veces.

Las personas que comienzan su práctica ya perciben cambios desde el primer mes de práctica, sobre todo en los casos de recuperación del abdomen y periné después de dar a luz y en la disminución de las pérdidas de orina que desafortunadamente son muy frecuentes en la mujer. En los casos de dolor lumbar ya en el primer mes de asistencia a clases regulares se percibirán mejoras.

Para asegurar una correcta ejecución práctica y técnica es recomendable seguir las indicaciones de un profesional de la salud o del ejercicio físico cualificado. En los casos de embarazo, procesos inflamatorios, trastornos respiratorios o hipertensión es imprescindible consultar con un médico antes de la práctica de un programa de ejercicio físico generalizado o hipopresivo en particular

Agradecimientos: a la instructora especialista en Hipopresivos Ximena Escalera por las fotografías.

más información: www.tamararial.com ; www.hipopresivos.com

Autora: Tamara Rial (PhD) Nº Colegiada: 13.756

rialtamara@gmail.com

 

¿ Existe relación entre el Ciclismo y la Disfunción de Suelo Pélvico?

Diversos estudios apuntan a la relación de causalidad entre practicar ejercicio físico sobre bicicleta y padecer algún tipo de disfunción de suelo pélvico (disfunción eréctil, neuralgia del pudendo, etc.). Algunas de las consecuencias de realizar deportes sobre bicicleta como el ciclismo son la obstrucción del principal nervio que inerva la zona pélvica “el nervio pudendo”, debido principalmente al prolongado prolongación tiempo de entrenamiento y/o competición y al tipo de asiento (Jeong et al., 2002).

En una revisión Sacco et al., (2010) relatan sobre deportes que pueden ser causa de compresión perineal (ciclismo, escalada, en cuclillas: actividades de flexión de la cadera producen o empeoran el dolor urogenital/ dolor pélvico). Éstos podían exacerbar los síntomas de la prostatitis aguda y crónica, recomendando una suspensión deportiva temporal. Provocarían atrapamiento del nervio pudendo, con su sello distintivo de prostatitis como el dolor neuropático urogenital con disfunciones miccionales y sexuales.

Esta temática sigue siendo para muchos profesionales de las ciencias del ejercicio físico y deporte, así como para los fisioterapeutas una gran desconocida. Por ello, el objetivo principal de este artículo es acercar a los/as lectores la temática y conocer qué técnicas preventivas y rehabilitadoras pueden ser útiles para el manejo de patologías perineales en deportistas que entrenan sobre bicicleta.

EL SILLÍN

En los últimos 10 años, el ciclismo ha tomado una popularidad no sólo a nivel deportivo, sino también recreativo (Asplund, Barkdull y Weiss, 2007). Pero el ciclismo supone una exposición a lesiones deportivas; una de las más comunes están relacionadas con el sistema genital (Asplund et al., 2007; Toth, McNeill y Feasby, 2005). Estos riesgos derivan principalmente de la compresión en zonas perineales del sillín. La importancia de un sillín adecuado resulta fundamental para los/as ciclistas, a fin de ser muy cuidadosos por el contacto que se mantiene sobre las partes más sensibles y finas de tejido conjuntivo, evitando dolencias y malestares derivados de un diseño no adecuado o un mal ajuste.

Existen sillines adecuados para las mujeres más anchos debido a la estructura pélvica en la cual los isquiones se encuentran más separados (pelvis ginecoide) que en el hombre, en el cual los isquiones están más juntos. Para ellos, los sillines son más estrechos. Esta diferencia en los sillines según la estructura anatómica (mujer /hombre) es necesaria para la prevención de posibles secuelas o problemas vasculares.

BICICLETA

Por ejemplo, una mujer que practica ciclismo en un sillín de hombre, le supondría una presión importante en la zona perineal con la consiguiente producción de malestar y disminución en la irrigación sanguínea. Si este tipo de problemas se mantiene en el tiempo, podría provocaría incluso cambios histológicos en las zonas de presión, según la reorganización de las fibras de colágeno.

Es necesario, permitir una correcta movilización del tejido para favorecer el intercambio de fluidos corporales. Si estuviera reducida esto alteraría la circulación, haciéndola más lenta y pesada, llegando en algunos casos extremos a la isquemia. Las restricciones creadas por la deficiencia motora del sistema miofascial facilita la creación de puntos gatillo e isquemia, lo que lleva a su vez, al deterioro de la calidad de fibras musculares. En consecuencia, por una excesiva estimulación en la producción de colágeno, se crea la fibrosis del sistema miofascial facilitando automáticamente la formación de la áreas de atrapamiento.

A los sillines se le suelen agregar capas de gel para acolcharlo, así se amplia la zona de presión sobre los genitales. Según las revisiones parece existir una cierta tendencia a fabricar los sillines de mujer aun más acolchados, cuando por el contrario tendrían que ser firmes. El acolchado lo único que va a permitir es que los isquiones se claven más, consiguiendo el mismo efecto que un sillín alto presionando la zona perineal en exceso. Parece ser más funcional un asiento correcto a la estructura anatómica, más que el excesivo acolchamiento del sillín.

ATRAPAMIENTO DEL NERVIO PUDENDO

 Son varios los trastornos que involucran el tracto genitourinario provocados por la practica deportiva en bicicleta, tanto por compresión vascular como nerviosa. Se debe tener especial cuidado con la compresión que se produce a nivel del nervio pudendo que inerva al perineo y a los genitales. La compresión del perineo también puede conducir insuficiencia arterial, otra posible causa del entumecimiento genital y de impotencia.

Con el fin de identificar los sitios de la compresión del pudendo Gemery et al. (2007), desarrollaron un modelo digital 3D de la pelvis de un hombre adulto y tres modelos de asiento: competición, clásicos y de carreras con un surco central para reducir la presión perineal. En la figura 1 se puede observar las diferentes posiciones de la pelvis al respecto de diferentes sillines.

 ssillin 3d

Figura 1. Vista frontal con las posiciones de la pelvis que corresponde a: (A), un piloto a inclinarse hacia delante con los brazos extendidos parciales, y (B), piloto a inclinarse hacia adelante lo más completo. Utiliza las barras aerodinámicas. (Imágenes tomadas de Gemery et al., 2007).

El neurólogo Dr. Amarenco describió el atrapamiento del nervio pudendo por primera vez en 1987. Describe un síndrome consultado por un ciclista que presentaba dolor en el territorio del nervio pudendo. Las pruebas electrofisiológicas confirmaron el hallazgo del síndrome que se denominó inicialmente como “síndrome de la parálisis perineal del ciclista”

El nervio pudendo se forma de los segmentos medulares S2, S3 y S4, las tres ramas terminales poseen en diferente proporción fibras motoras, sensitivas y autonómicas, esto se traduce en un atrapamiento que puede ocasionar signos y síntomas de expresión en cualquiera de los tres ámbitos. Lema y Ricci, (2006), estiman que el 30% es autonómico y el 70% restante es somático (50% sensitivo, 20% motor).

Hibner, et al., (2010) explican la neuralgia pudenda como una condición dolorosa no reconocido por muchos profesionales. La Asociación Internacional de la Neuropatía Pudenda (tipna.org) calcula que la incidencia de esta enfermedad es de 1 por cada 100.000. Sin embargo, la mayoría de los médicos sientan la tasa real como mayor teniendo en cuenta la conjunción del historial clínico con los hallazgos físicos.

Presion-del-nervio-pudendo en el sillin

Figura 2. Ilustración de la presión del nervio pudendo por el sillín.

En la actualidad, sigue existiendo escasez por parte de la literatura médica y la evidencia científica en el diagnóstico y el tratamiento de la neuralgia del pudendo. Dicho diagnóstico se basa en la utilización de los criterios descritos por Nantes.

Los autores, Labat et al., (2008), concluyen 5 criterios de diagnóstico básicos para la neuralgia del pudendo: dolor anatómico en el territorio del nervio, dolor agravado con la sedestación, el paciente no se despierta durante la noche por dolor, no se objetiva pérdida de sensibilidad en la exploración clínica y los bloqueos anestésicos del nervio son positivos.

fisiopatología del atrapamiento nervioso

Figura 3. Fisiopatología del atrapamiento nervioso (Imágenes de Itza et al., 2010).

 El principal motivo de consulta de neuropatía del pudendo es el dolor en la zona anal y perineal que aparece característicamente en la sedestación, se alivia al levantarse y desaparece al acostarse. Tiene características neuropáticas como sensación de hipoestesia, entumecimiento, hormigueo perineal e incluso fuertes descargas eléctricas, puede asociarse a disfunción urinaria, anal e incluso sexual.

 DISFUNCIÓN ERÉCTIL

 Estos síndromes de compresión se producen sobre todo en forma de entumecimiento de genitales que pueden desencadenar disfunción eréctil.

Como ya se ha comentado anteriormente en relación a las consecuencias del ciclismo sobre la obstrucción del nervio pudendo se producen principalmente por la prolongación en el tiempo de las carreras y el tipo de asiento (Jeong et al., 2002), estas mismas podrían producir pérdida de sensibilidad, aumento del dolor de cadera y a largo plazo una disfunción eréctil en hombres (McCory y Bell, 1999).

La primera relación entre disfunción eréctil y el ciclismo apareció cuando un urólogo de apellido Goldstein afirmó que más de cien mil hombres sufrían de disfunción eréctil permanente como resultado de la práctica del ciclismo (Lema y Ricci, 2006). A pesar de no ser clara aún la relación entre el ciclismo y la disfunción eréctil, existe una fuerte asociación con la parestesia producida inmediatamente después de la finalización de las competiciones, lo cual sugiere una compresión de los nervios del área perineal o una isquemia de los vasos vasculares de la misma zona (Asplund et al., 2007).

disfuncion_erectil

Figura 4. Vascularización de los genitales masculinos.

Reforzando esta hipótesis se encuentran Sommer, et al., (2001) los cuales diseñaron un estudio para determinar si la compresión del perineo durante el pedaleo en bicicleta provocaba un cambio en la irrigación sanguínea del pene, impotencia y adormecimiento del mismo. En el estudio participaron 40 hombres con edad promedio de 30 años a los que se les midió la presión de oxígeno del pene. Obtuvieron una reducción del 70% en el flujo sanguíneo del pene mientras pedaleaban, así como adormecimiento en la zona del perineo en un 61% de los sujetos. A ello, se suma el reporte de problemas de disfunción eréctil entre los ciclistas que entrenaban más de 400 km semanales.

Schrader et al. (2002) compararon 71 ciclistas masculinos (de los cuales 91% tenían episodios de entumecimiento genital) que utilizan la bicicleta 5.4 horas por día, con cinco personas sanas que no utilizan la bicicleta. El estudio incluyó la medición de la presión sobre el sillín de la bicicleta fija, el análisis y un cuestionario sobre la función sexual, además se monitorizó la función eréctil durante el sueño cada noche. Los resultados mostraron que el número de erecciones nocturnas durante el sueño no fue diferente entre los dos grupos a pesar de las medidas de la calidad de la erección fue significativamente menor para el grupo de ciclistas (27,1% ± 9,75% para los ciclistas en comparación con el 42,8% ± 13,2% de los no ciclistas) del tiempo total de sueño. El tiempo se correlaciona inversamente al porcentaje de las horas promedio en bicicleta, con el número de días a la semana y la presión que ejerce sobre la parte delantera de la silla. Los autores concluyen que los datos recopilados indican que el uso prolongado de la bicicleta puede tener efectos negativos sobre la función eréctil nocturna e indica la necesidad de estudiar los nuevos diseños de sillas de montar para tratar de reducir la presión en la zona perineal.

Por su parte Colebunders et al., (2011) realizan estudios cadavéricos para definir con mayor exactitud el canal pudendo o canal de Alcock, Se concluye que el canal de Alcock se describe en relación a la arteria pudenda, nos proporciona un enfoque más preciso de la parte del nervio pudendo en la fascia del obturador interno.

En general, los estudios demuestran que existe relación de causalidad entre disfunción perineal y actividades deportivas. Por el contrario, los urólogos deben tener en cuenta que los deportes que implican las actividades de flexión excesiva de cadera o la compresión prolongada perineal son un potencial y no una causa poco frecuente de los síntomas uro-andrología, causados por una compresión del nervio pudendo.

 LA PREVENCIÓN Y TERAPIA

Ante dicha problemática, surge la necesidad de una prevención y rehabilitación dirigida a prevenir las posibles lesiones y restablecer en la medida de lo posible las funciones del suelo pélvico dañadas. En la actualidad la mayoría de los tratamientos son médicos, farmacológicos y quirúrgicos, los cuales llevan aparejados elevados costes. Se hace necesario ampliar los estudios sobre las posibilidades de las terapias de ejercicio físico y manuales en la prevención de dichas condiciones. A continuación se hace una propuesta de dos técnicas de rehabilitación novedosas, menos costosas, indoloras y de fácil recepción por parte del paciente a pesar de su cortísima carrera de investigación.

 Técnicas Miofasciales

Se describe de forma más genérica en otros estudios como “desactivación de puntos gatillo” sin explicar el plan de tratamiento, tan sólo especificando datos de presión: 60” (Anderson et al., 2005), 8-12” (Holzberg et al., 2001), o 30-45” ( Lukban et al., 2001) para aplicar técnicas miofasciales en el tratamiento del dolor pélvico crónico.

En un estudio multicéntrico controlado (FiztGerald et al., 2009), 48 sujetos recibieron tratamiento específico durante 10 semanas consistente en un grupo de control (effleuragge, petrissage, masoterapia) y un grupo experimental con técnicas miofasciales específicas de dolor pélvico crónico. El grupo experimental obtuvo un 57% de éxito (puntos gatillo, estiramiento y miofascial) frente al 21% del grupo control.

Técnicas Hipopresivas

            Se hace mención especial a las técnicas hipopresivas pues puede ser una herramienta complementaria muy prometedora para la rehabilitación de las patologías pelviperineales debido al aumento de la vascularización a nivel pélvico que se observa durante su ejecución medido con ecodoppler (Thyl, Aude, Caufriez y Balestra, 2009). contrarrestando los efectos compresores que se describen durante el entrenamiento en bicicleta. El siguiente vídeo muestra de manera muy ilustrativa la diferencia entre la acción más vascularizante de un ejercicio hipopresivo frente a uno más compresivo con doppler:

http://www.youtube.com/watch?v=r790zIYIS7Q

            Esperemos que en un futuro próximo, podamos saber un poco más sobre la prevalencia de disfunciones pelviperineales en ciclistas y poder aportar soluciones prácticas y preventivas de sencilla aplicación.

ciclis pre

Figura 4. Deportista de élite en mountain bike practicando ejercicios hipopresivos. (Imagen cedida por Ricardo Pérez, entrenador de ciclistas profesionales)

AUTORAS:

tamy mimi paula

  Dra. Tamara Rial,  Myriam Álvarez y Paula Bello

Clinica Maio Fisioterapia, Vigo

BIBLIOGRAFÍA:

Amarenco, G., Lanoe, Y., Perrigot, M., Goudal, H. (1987). A new canal syndrome: Compression of the pudendal nerve in alcock’s canal or perinal paralysis of cyclists. Presse Medicale, 16(8), 399.

Anderson, R. U., Wise, D., Sawyer, T., Chan, C. (2005). Integration of myofascial trigger point release and paradoxical relaxation training treatment of chronic pelvic pain in men. The Journal of Urology, 174(1), 155-160.

Asplund, C., Barkdull, T., Weiss, B. (2007). Genitourinary problems in bicyclists. Current Sports Medicine Reports, 6, 333-339.

Colebunders, B., Matthew, M.K., Broerm, N., Persing, J. A., Dellon, A. (2011). Benjamin alcock and the pudendal canal. Journal of Reconstructive Microsurgery, 27(06), 349-354.

FitzGerald, M., Anderson, R., Potts, J., Payne, C., Peters, K., Clemens, J., et al. (2009). Randomized multicenter feasibility trial of myofascial physical therapy for the treatment of urological chronic pelvic pain syndromes. The Journal of Urology, 182(2), 570-580.

Gemery, JM., Nangia, A., Mamourian, A., et al. (2007). Digital three-dimensional modelling of the male pelvis and bicycle seats: impact of rider position and seat design on potential penile hypoxia and erectile dysfunction. BJU Int, 99, 135-140.

Hibner, M., Desai, N., Robertson, L. J., Nour, M. (2010). Pudendal neuralgia. Journal of Minimally Invasive Gynecology, 17(2), 148-153.

Holzberg, A., Kellog-Spadt, S., Lukban, J., Whitmore, K. (2001). Evaluation of transvaginal theile massage as a therapeutic intervention for women with interstitial cystitis. Urology, 57 (6 Suppl 1), 120.

Hough, DM., Wittenberg, KH., Pawlina, W. et al. (2003). Chronic perineal pain caused by pudendal nerve entrapment: anatomy and CT-guided perineural injection technique. AJR Am J Roentgenol; 181, 561-7.

Jeong, S. J., Park, K., Moon, J. D., y Ryu, S. B. (2002). Bicycle saddle shape affects penile blood flow. International Journal of Impotence Research, 14(6), 513-751.

Itza F., Salinas, J. Zarzac, Gómez Sanchad, A. y Allona, A. (2010). Update in pudendal nerve entrapment syndrome: an approach anatomic-surgical, diagnostic and therapeutic, Actas Urológicas Españolas, 34(6).

Kita, J. (1997). Hard ride: some doctors think too much time on a bicycle seat causes erectile dysfunction. Men’s Health, 12, 86-88.

Labat, J., Riant, T., Robert, R., Amarenco, G., Lefaucheur, J.P., Rigaud, J. (2008). Diagnostic criteria for pudendal neuralgia by pudendal nerve entrapment (nantes criteria). Neurourology and Urodynamics, 27(4), 306-310.

Lema, R. y Ricci, P. (2006). Atrapamiento del nervio pudendo: Un síndrome por conocer. Rev Chil Obstet Ginecol, 71(3), 207-215.

Lukban, J., Parkin, J., Holzberg, A., Caraballo, R., Kellogg-Spadt, S., Whitmore, K. (2001). Interstitial cystitis and pelvic floor dysfunction: a comprehensive review. Pain Medicine (Malden, Mass.), 2(1).

McCory, P., y Bell, S. (1999). Nerve entrapment syndromes as a cause of pain in hip, groin and buttock. Sports Medicine, 27, 261-274.

Sacco, E., Totaro, A., Marangi, F., Pinto, F., Racioppi, M., Gulino, G., et al. (2010). Prostatitis syndromes and sporting activities. Urologia, 77(2), 126-138.

Schrader, S., Breitenstein M., Clark J. et al. (2002). Nocturnal penile tumescence and rigidity testing in bicycling patrol officers. J Androl, 23: 927-934.

Sommer, F., König, D., Graf, C., Schwarzer, U., Bertram, C., Klotz, T., y Engelmann, U. (2001). Impotence and genital numbness in cyclists. International Journal of Sports Medicine, 22(6), 410-413.

Toth, C., McNeil, S., y Feasby, T. (2005). Peripheral nervous system injuries in sport and recreation: A systematic review. Sports Medicine, 35(8), 717-738.

Thyl S, Aude P, Caufriez M, Balestra, C. (2009). Incidence de l’aspiration diaphragmatique associée à une apnée expiratoire sur la circulation de retour veineuse fémorale: étude par échographie-doppler. Kinésithérapie scientifique. 502: 27-30 .

Cambios tras doce semanas de gimnasia hipopresiva en el post-parto

Comparto desde el blog los datos y fotografías del excelente trabajo que está llevando a cabo el entrenador personal especializado en hipopresivos Bruno Blanco en su centro de Palencia VITAL SALUD con sus alumnas. En este caso, en concreto con alumnas que de manera desinteresada han cedido compartir su experiencia para ilustrar el modo de trabajo que much@s entrenador@s de hipopresivos desempeñan en sus centros deportivos.

bruno1

Las fotografías corresponden a una mujer primípara de  37 años, que no padece ninguna patología previa ni posterior al embarazo. Realiza ejercicio físico de manera regular (carrera, actividades dirigidas, fitness). Se puede visualizar los cambios posturales y la mejora en flexibilidad conseguidos.

Comenzó clases de gimnasia hipopresiva para recuperar la tonicidad del suelo pélvico y del abdomen tras el parto. A continuación se muestran los valores en perímetro de cintura tras los meses de entrenamiento.

                             MEDICIÓN PERÍMETRO ABDOMINAL

 

RELAJACION

PORCENTAJE

APNEA

PORCENTAJE

 

 

 

CINTURA

71 -68 cms

4,2 %

69 -66 cms

4,3 %

 

Las siguientes fotografías corresponden a una mujer también jóven (35 años) con dos embarazos pero esta vez presentando leve diástasis del recto del abdomen (1,5 cms) antes de comenzar las clases. No presenta ninguna patología , sólo algias músculo articulares muy frecuentes tras el embarazo y nunca ha realizado ejercicio físico de manera regular.

bruno2

Al igual que el caso anterior, las mejoras de flexibilidad son patentes tras completar el programa de gimnasia hipopresiva y la diástasis abdominal ha pasado de 1,5 cms a 0 cms consiguiendo uno de los diversos objetivos planteados previos a las clases de post-parto que es recuperar completamente la diástasis abdominal y también recuperar la cintura. La siguiente tabla da muestra de ello:

                             MEDICIÓN PERÍMETRO ABDOMINAL

 

RELAJACION

PORCENTAJE

APNEA

PORCENTAJE

 

 

 

CINTURA

72 -70 cms

2,7 %

70 -67 cms

4,2 %

Su testimonial ejemplifica lo que los datos muestran:

“Desde que empecé con el método hipopresivo, aunque había leído maravillas sobre como reforzaba la faja abdominal  y el suelo pélvico, era un poco escéptica, sobre si realmente se notaría tanta mejoría…pero he de decir, que ha superado con creces todo lo que yo pensaba que iba a mejorar!

Los primeros cambios, aunque sutiles, son los que te hacen animarte a seguir! empiezas a notar como la barriga deja de salir para fuera en posiciones que antes salía!  Cuando sales de hacer hipopresivos, la vitalidad con la que afrontas el día, se nota!
y posturalmente hablando, el cambio ha sido radical! pequeñas cosas como andar mas recta, y sobretodo pequeñas asimetrías corporales, se están corrigiendo, lo que te hace también poder tener mejor la espalda y aliviar esos dolores que antes solía tener.

Físicamente después de 3 meses y medio, mi cuerpo es otro! Después de dos partos, en mi caso, aunque delgada, tenia flacidez en la tripa, y eso, al ir mejorando el tono muscular de la faja abdominal, también ha ido mejorando! y como uno de los principios es la autolongación, he conseguido recolocar un poco mi caja torácica e ir subiéndola, y ya solo consiguiendo tener esa postura, tu cuerpo mejora, y la zona abdominal está mucho más definida y tonificada que antes!

Así que aconsejo, a todas las personas que quieran fortalecer esa zona, que se animen, ya que los resultado son fantásticos! Siempre que seas constante, y hagas las posturas como se indica, y rodeándote de profesionales cualificados, que te ayudaran en todo momento, como ha sido mi caso!”

C.B.F.

Como bien se recalca en el testimonial, no es obra de milagros ni de hechizos, sino de “EJERCICIO FÍSICO”, la clave del éxito se basa sobre todo en la constancia en acudir a las sesiones de manera regular y seguir los consejos de un profesional cualificado. El ejercicio es el mejor medicamento preventivo y en cuestión de recuperación del embarazo se ha convertido ya casi en una obligación¡¡¡¡¡

No quisiera concluir la nota sin antes agradecer a Bruno y a sus alumnas la oportunidad de compartir la experiencia, su testimonial y ver el excepcional trabajo y la profesionalidad con que muchos entrenador@s personales tanto del método hipopresivo como de la actividad física en general consiguen los objetivos iniciales planteados por sus alumn@s y brindar la oportunidad de devolver la salud y calidad de vida en momentos tan únicos y especiales como pueden ser los meses posteriores a un alumbramiento.

 

www.tamararial.net

www.hipopresivos.com

Tamara Rial

Doctora en Actividad Física, Salud y Deporte

Colegiada Nº 13756

 

 

“Denuncia pública a Crossfit por su falta de ética”

La competición Reebok CrossFit Games , publicó un vídeo en Youtube titulado “Do you pee during your workouts? ¿te haces pipí durante tus entrenamientos?, que podéis ver en el siguiente enlace. http://www.youtube.com/watch?v=UKzq1upNIgU

levantadora-peso-pipi-orina-juegos-olimpicos

Lo que parece en un primer momento un vídeo sobre medidas preventivas para la Incontinencia Urinaria (considerada por la OMS como un problema de salud pública), es un vídeo con un mensaje muy preocupante. En dicha filmación le quita importancia al asunto, lo relativiza y envía un mensaje contradictorio a todas las mujeres que sufren de incontinencia de esfuerzo durante la práctica deportiva. Se dice que es algo normal e incluso se permiten risas y bromas cuando las atletas están limpiando el suelo de su propio pipí. Parece una broma macabra pero, por desgracia, no lo es. Y lo peor de todo es que, por ahora, sólo se ha pronunciado la comunidad fisioterepéutica al respeto. Mis colegas de profesión, es decir, los profesionales de las ciencias de la educación física y el deporte, parece que han corrido un tupido velo sobre un tema que nos toca tan de cerca. “Cuando callas, otorgas” dice el refrán.

Desde el método hipopresivo, se ha difundido la noticia y como investigadora del tema me indigna enormemente la indiferencia y parsimonia absoluta de toda la comunidad físico-deportiva en no denunciar públicamente este tipo de acciones. Por ello me manifiesto públicamente en rechazar el mensaje tan poco ético por parte de Reebok Crossfit Games.

Científicos, médicos, fisioterapeutas, rehabilitadores, dedican ingentes horas de estudio para promover medidas de prevención y mejora en una patología desafortunadamente tan extendida como la Incontinencia Urinaria que afecta al 40% de la población femenina.

Comunidades sanitarias como, la Asociación Australiana de Fisioterapia se ha posicionado al respecto en su nota ” Crossfit Games sends disturbing message” El título de la nota es bastante explícito “Crossfit , envía mensaje preocupante”. 

Explican al respeto que:

El video es impactante, preocupante, y normaliza esta condición de debilidad del suelo pélvico. No es normal perder orina durante el ejercicio o en cualquier otro momento, y ciertamente no debería ser visto como una “insignia de honor” , dijo el especialista de Continencia y Salud de la Mujer Fisioterapeuta Shan Morrison. “Para una compañía que se enorgullece de promover el ejercicio, CrossFit Inc no está enviando un mensaje positivo para la salud.”

baodemujeres

También se ha pronunciado The Pysiodetective Crossfit your pelvic florr and peeing during workouts, señala que:

“la Disfunción del Suelo Pélvico es real y hace sentir mal a quien le sucede …  no es “OK” o normal orinarse durante los entrenamientos – es un signo de la disfunción del suelo pélvico”

Cuando hay un signo de Disfunción de Suelo Pélvico como puede ser la Incontinencia urinaria de esfuerzo se debe acudir a un especialista para tratar el problema e incorporar medidas de prevención para no agravar la situación.

Debilidad de los músculos del suelo pélvico

 

Debo señalar, que la estrategia de Crossfit ha sido muy astuta. Sabedores de que el ejercicio físico intenso que promueven sus rutinas de entrenamiento es un factor de riesgo de sufrir o agravar la incontinencia urinaria de esfuerzo, en su afán de no perder practicantes femeninas, envían un mensaje de calma del tipo “si te meas no hay problema, es totalmente normal pues le pasa a todas las mujeres”. Aquí se está jugando con la SALUD DE LAS MUJERES Y CON SU INTELIGENCIA, es decir, juegan con el desconocimiento de gran parte de la población de las disfunciones de suelo pélvico y los problemas que a corto, medio y largo plazo puede acarrear en la salud de la mujer. Además, envía un mensaje oculto que llega a ser incluso SEXISTA, en donde se quita importancia al sufrimiento de una patología femenina. Se da a entender que “Lo que no se ve, no tiene tanta importancia”… “al ser mujer es lo que te toca”.

En el artículo que escribí hace un tiempo con mis colegas Iván Chulvi y Piti Pinsach titulado  INFLUENCIA DE LAS ACTIVIDADES DE FITNES SOBRE LAS DISFUNCIONES DEL SUELO PÉLVICO , se revisan los datos derivados de estudios que hayan analizado la prevalencia de incontinencia urinaria en mujeres que practican actividades de fitness.

Conocedores de que existe una correlación entre el nivel de impacto de la actividad física y la incontinencia urinaria, los centros deportivos que incluyan este tipo de actividades, deberían recomendar actividades de prevención como pueden ser ejercicios de suelo pélvico o gimnasia hipopresiva que ha mostrado ser una medida que disminuye los síntomas de incontinencia urinaria tras la práctica de uno o dos días de 30 minutos de ejercicios hipopresivos (Rial, T. 2013, “Efectos de la gimnasia hipopresiva en la incontinencia urinaria de la mujer adulta”, Tesis Doctoral, Universidad de Vigo).

GC; Grupo control G1D; grupo un día a la semana; G2D; grupo dos días a la semana.

En el siguiente reportaje realizado por la revista sportlife, se visualizan algunos ejercicios hipopresivos adecuados para reducir la sintomatología urinaria.

hiposportlife

Quisiera concluir que, la práctica de actividades Fitness y de programas de ejercicios de impacto como CROSSFIT, puede ser una opción de entrenamiento adecuada de ejercicio físico, pero en algunos casos, como por ejemplo en mujeres con disfunción de suelo pélvico o que posean múltiples factores de riesgo, puede no ser la mejor opción.  Por ello, es conveniente consultar previamente con un profesional de las ciencias de la actividad física y del deporte que asesore sobre el tipo de práctica física según las características individuales de cada persona.

Tamara Rial 

Departamento de Didácticas Especiales, Universidad de Vigo

Formadora Internacional del Método Hipopresivo

www.tamararial.com

hiposplayeros

Oportunidad de participar en el estudio “MUJER SALUD Y ESTÉTICA” en Madrid

Se está preparando un estudio comparativo de diferentes gimnasias como el MÉTODO HIPOPRESIVO, PILATES Y ABDOMINALES CLÁSICOS para ser realizado en Madrid, justamente en San Sebastián de los Reyes con la colaboración del Gimnasio IFITNESS 19 (www.fitness19.es), la Universidad Politécnica de Madrid, la dirección de Investigación en Fitness del Método Hipopresivo a cargo de Tamara Rial. El estudio será supervisado por Moto García y Adrián Prada, licenciados en Ciencias de la Actividad Física y del Deporte.

Para ello se precisan voluntarias para participar de manera totalmente Gratuita en los grupos experimentales. Con estos tres tipos de gimnasias se consiguen multitud de beneficios físicos, posturales y estéticos. Es una oportunidad única para practicar ejercicio saludable, supervisado por un profesional cualificado y con valoración física sin coste de los resultados conseguidos.

¿QUÉ PERFIL ES NECESARIO CUMPLIR? 

  • Ser Mujer
  • No estar actualmente realizando ninguna práctica física o deportiva de manera sistemática o llevar por lo menos tres meses de inactividad física, lo que conocemos como “ESTILO DE VIDA SEDENTARIO“.
  • No llevar más de un año sin la menstruación. 
  • Tener más de 25 años.
  • No poseer ninguna contraindicación médica para realizar ejercicio físico.
  • Tener disponibilidad horaria matinal para asistir a las sesiones de ejercicio.

Si cumples todos estos requisitos o conoces a alguien que puede cumplirlos y desee colaborar participando en el estudio y por lo tanto beneficiarse de una práctica física saludable de forma gratuita es la oportunidad de poder hacerlo.  Para apuntarse al estudio es tan fácil como acudir a la charla informativa del 7 de ABRIL en las instalaciones del centro deportivo IFITNESS 19  cuyos datos vienen en el cartel:

conferencia madrid

Si fuese imposible acudir ese día a la charla, se puede realizar la inscripción escribiendo al mail: rialtamara@gmail.com / adrianpr85@gmail.com o bien llamando por teléfono a:

Tamara Rial: 605 218 745

Moto Garcia: 670 23 63 82

Adrian Prada: 633 16 40 32

Es importante tener en cuenta que la distribución de los grupos experimentales será totalmente aleatoria. La duración del estudio será de 6 semanas con una frecuencia de dos días por semana en horario matinal (entre las 11:00  y las 13:00 h). Las clases tendrán una duración de 30 min. 

Antes de la primera clase se pondrá una fecha de valoración física y de pruebas que se repetirá al final de las seis semanas de clases. Después aquellas participantes que lo deseen podrán intercambiarse de grupo y participar en otro que no practicaron, así se tiene la oportunidad de experimentar otra práctica de ejercicio además de la que tocó en un principio.

Una vez que se reúnan las voluntarias mínimas darán comienzo las clases en el mes de Mayo aproximadamente.

El estudio se enmarca dentro de un proyecto Fin de Máster de la Universidad Politécnica de Madrid, de uno de los colaboradores por lo que no tiene ninguna fin comercial ni de ningún otro tipo fuera del propio ámbito académico. El procedimiento se realizará respetando los principios de la declaración de Helsinki.

10 razones para practicar Hipopresivos

A continuación enumero diez razones principales por las que iniciarse y entrenar con Técnicas Hipopresivas:

1. REDUCE LA BARRIGA

Se reduce la cintura pues contrae la faja abdominal de forma no voluntaria. Los ejercicios hipopresivos logran que la barriga entre sola sin que hagas ningún esfuerzo para esconderla. Esto aumenta su tono de reposo. En relajación te observaràs con un abdomen más plano y duro. La barriga que te observas por la mañana desaparecerá.

2. DISMINUYE EL DOLOR DE ESPALDA

Los ejercicios hipopresivos hacen que las vértebras se separen y que sean descomprimidas por la disminución de la presión de manera que las lumbálgias, dorsalgias y otras molestias de la espalda disminuyen o desaparecen.

3. MEJORA LA FUNCIÓN SEXUAL

El aumento del riego sanguíneo y el aumento de sensaciones en la zona genital aumentan el deseo, las sensaciones y el control en todo lo referido con el sexo.

 

 

4. AUMENTA EL RENDIMIENTO DEPORTIVO

La mejora de la musculatura respiratoria, el aumento de glóbulos rojos, la mejora postural y biomecànica provoca un gran aumento del rendimiento deportivo. Los gloóbulos rojos, la EPO y otros parámetros sanguíneos aumentan en mayor proporción que en los entrenamientos de altura.

 

5. SOLUCIONA Y PREVIENE LA INCONTINENCIA URINARIA.

Todas las investigaciones muestran disminuciones muy elevadas de la incontinencia urinaria incluso en mujeres de avanzada edad. El aumento del sostén que hace un suelo pélvico competente y la recolocación de la vejiga son algunas de las explicaciones.

 

Ejercicio Hipopresivo decúbito supino Tamara Rial

 

6.PREVIENE HERNIAS

Las hernias abdominales, inguinales, umbilicales, discales, vaginales, las pubalgias,…se provocan por dos factores: 1- Un aumento de presión y 2- Un tejido que no aguanta. Los hipopresivos aumentan el tono muscular de la faja evitando que los lógicos aumentos de presión de los esfuerzos, la tos, los deportes,…provoquen hernias.

 

7.EXCELENTE MÉTODO PRE Y POST PARTO

Los hipopresivos surgen de la fisioterapia postparto y es considerado como el mejor método de preparación para el parto y de recuperación del mismo, siendo aplicado en hospitales y clínicas de muchos países.

8. MEJORA LA FUNCIÓN RESPIRATORIA

Los músculos inspiradores y espiradores son potenciados, esto soluciona problemas de asma y mejora la captación y el aprovechamiento del oxígeno.

 

9. MEJORA LA POSTURA Y EL EQUILIBRIO

Se proporciona una regulación del tono muscular general. Disminuye los excesos de tono de algunos grupos musculares que tienen un exceso del mismo y aumenta el tono de los músculos que tienen un defecto del mismo. Es lo que se conoce como normotonización y proporciona unas mejoras posturales evidentes en pocas sesiones.

 

10. SOLUCIONA Y PREVIENE LAS CAÍDAS DE ÓRGANOS INTERNOS

La aspiración que se provoca dentro del abdomen hace que la vejiga, el recto y, en las mujeres, el útero se recoloquen fácilmente en su sitio.