Práctica de hipopresivos y mejora de rectocele

Son muchas las personas que nos escriben (www.hipopresivos.com) para contar su experiencia personal con hipopresivos tanto los profesionales que formamos habitualmente como personas que acuden a clases o bien de nuestros especialistas o a las nuestras.

Uno de estos testimonios nos cautivó especialmente por ello queremos compartirlo en el blog. Se trata de un testimonio de una mujer con “rectocele”que es un tipo de prolapso en el se manifiesta una protrusión o abombamiento de la parte final del tubo digestivo o recto en la región posterior del conducto vaginal. Está ocasionado por una debilidad en el tabique rectovaginal que separa la vagina del recto, lo que ocasiona que este último ocupe la vagina, provocando dificultad para la defecación. La gimnasia Hipopresiva se suele utilizar como herramienta rehabilitadora en las disfunciones de suelo pélvico como ésta. A pesar de recomendar los hipopresivos como medida preventiva , cuando ya existe un problema no se debe tirar la toalla e incorporar un programa de rehabilitación pélvica que incluya también ejercicio hipopresivo es una medida muy buena a contemplar incluso para leves síntomas de pérdidas urinarias. 

GYN_pelvic_relaxation_syndromes

Son muchos los casos de pacientes y clientes con prolapsos que mejoran su calidad de vida y síntomas con hipopresivos. En el siguiente video mostramos parte un video de una paciente con prolapso y el efecto de un ejercicio hipopresivo versus otro hiperpresivo sobre su suelo pélvico: https://www.youtube.com/watch?v=8gUD7GBm0Zw

o en este otro vídeo de un cistocele: https://www.youtube.com/watch?v=h-WWNZtRbPw

 “Testimonio mejora de rectocele con hipopresivos”

“Tengo 40 años, activa físicamente y madre de dos niñas de 9 y 6 años, ambas nacidas por parto vaginal. Además de la experiencia de la maternidad, mi primer parto también me dejó un rectocele que con los años y el ejercicio físico a la antigua usanza (no pain, no gain), han hecho que desde hacía ya algún tiempo fuese empeorando hasta llegar a ser un rectocele de grado 2, 3. Cualquier acto cotidiano era un “dolor” en el sentido de que notaba en todo momento esa presión y un bulto asomando por la vagina que tenía que colocar hacia adentro con la mano. Hasta sentarme me resultaba molesto. En enero mi médico de cabecera me lo “apuntaló”, literalmente, colocándome un pesario de 8 cm. de diámetro pero realmente la única solución a largo plazo era la cirugía.

f30a962cfb-rectocele

Hace un par de años aprox., vi en tv hablar de los hipopresivos y me puse a investigar en internet y así fue como te conocí. Cuando me enteré que ibas a estar en Gijón no me lo pensé y me apunté. Desde el 12 de abril he estado realizando los ejercicios básicos, nada de abdominales tradicionales ni ejercicios de impacto y pedí que me quitaran el pesario para ver si realmente sólo con hipopresivos me bastaría. El primer mes dos días a la semana, unos veinte minutos cada día y ahora ya los estoy haciendo 5 días/semana, 15 min/día. El resultado no ha podido ser mejor en tan corto espacio de tiempo. De un rectocele grado 2, 3 a un grado 1. Estoy feliz!. Mi marido es médico y él mismo está sorprendido del cambio. Dice que nunca ha visto cosa igual. Él era el que me decía que la única solución era quirúrgica y ahora es él el que me dice que ya no merece la pena operarme. La verdad es que ver los buenos resultados en tan poco tiempo está siendo muy motivador y me han “enganchado”, ya forman parte de mi rutina diaria de ejercicio. Cada día, después de llegar del gimnasio les dedico un ratito e incluso he llegado a notar cuando hago press de banca como se me activan solos los músculos del abdomen. Es simplemente alucinante. Sólo puedo decir cosas buenas de los hipopresivos, han evitado que tenga que entrar en un quirófano, son efectivos a corto plazo y ocupan poco tiempo, ¿qué más se puede pedir? Yo resido en Grimsby, en la costa N.E. de Inglaterra, a unas tres horas y media de Londres, si alguna vez hacéis curso en Leeds, Shefflield, Lincoln….avisadme por favor, son ciudades que me quedan bastante cerca y me encantaría hacer los cursos. Adelante!, y os invito a que deis mi nombre y donde vivo. Parece que cuando le ponemos nombre a un testimonio (feedback) es más creíble. A modo de anécdota te diré que me muero de risa cuando veo a mi hija de seis años imitando las posturas y hablando del suelo pélvico. Pues hasta aquí mi experiencia, súper positiva. Encantada de haberte conocido, haber conocido los hipopresivos y espero que mi testimonio anime a los ingleses a practicarlos”.


madrid 1º nivel 9

Testimonio enviado a Piti Pinsach, director de www.hipopresivos.com, tras asistir a un curso de formacion de Hipopresivos Pinsach&Rial.

 

más información: www.hipopresivos.com