Incontinencia urinaria por ejercicio físico ¿Mujer fuerte = suelo pélvico débil?

Puede llegar a sonar contradictorio el título del post Mujer fuerte= suelo pélvico débil? Sin embargo, me sirve de reclamo para volver a retomar un tópico del que anteriormente hablara Denuncia Pública a Crossfit por su falta de ética debido al estigma social tan absurdo que sigue teniendo todo lo relacionado con los “bajos fondos femeninos y el deporte”.

A medida que programas ejercicio físico de alta intensidad están ganando popularidad en el fitness entre las mujeres de todo el mundo…me pregunto:

 Quizá su suelo pélvico esté debilitándose al mismo ritmo? y si fuera así ¿Por qué seguimos sin incorporar medidas serias relacionadas con los problemas del suelo pélvico en la mujer que practica ejercicio de alta intensidad?

Este hecho no ha pasado desapercibido por algunos de estos programas físicos extremos tal y como deja entrever el video titulado Do yo pee during your workouts?

Tratando de obtener respuesta, una búsqueda detallada de la literatura científica nos dice lo siguiente respecto a la hipótesis que relaciona el ejercicio de ALTA INTENSIDAD con mayor riesgo de INCONTIENCIA URINARIA POR EJERCICIO FÍSICO.

 Son muchos los estudios que años atrás habían puesto de manifiesto la relación entre el deporte de alto impacto y la pérdida de orina durante la práctica deportiva ( Bo, 2004; Bo, Maeehlum, Oseid & Larsen, 1989: Nygaard, 1994). Recientemente, la revista British Journal of Sports Medicine (Goldstick & Constantini, 2014) retoma el tema publicando una revisión sobre esta relación. Se indican rangos de prevalencia que varían entre 28 a 80%, en donde las mayores prevalencias se dan en mujeres que practican deportes de alto impacto como gimnasia, trampolín, hockey o ballet.

La actividad física vigorosa puede sobrecargar y debilitar la musculatura del suelo pélvico. El ejercicio de alto impacto o de alta intensidad está directamente relacionado con un aumento de la presión intraabdominal. La musculatura del suelo pélvico debe contener este sistemático aumento de presión. Esta gestión de la presión puede fallar si varios factores de riesgo coexisten al mismo tiempo como por ejemplo frecuencia del entrenamiento, intensidad, impacto del entrenamiento o fatiga muscular.

Además, existen otros factores de riesgo relacionados como el embarazo y el parto. Sin embargo, la literatura ha mostrado prevalencias entre un 25-30% de Incontinencia al esfuerzo en mujeres jóvenes sin pasado obstétrico. Greydanus, Omar y Pratt (2010), confirman que la incontinencia urinaria al esfuerzo ocurre en casi un cuarto de jóvenes atletas sin hijos/as de alrededor de 20 años.

sui

Por estos motivos, no ha sido una sorpresa encontrar la mayor prevalencia de incontinencia urinaria de esfuerzo en mujeres deportistas, frente a control. Estas altas incidencias alcanza la friolera de 80% de pérdidas de orina en el caso de las saltadoras de trampolín (Eliasson, Larsson & Mattsson, 2002).

Un estudio realizado sobre una mujeres de mujeres que practicaban deporte mostró una menor presión vaginal en comparación al grupo control (Marqués, Roberto & Caldeira, 2012). Cabe aclarar, que la menor presión vaginal al esfuerzo es un factor directamente relacionado con la incontinencia al esfuerzo.

Otro estudio de Kruger, Dietz & Murphy (2007) analizaron la función del suelo pélvico al esfuerzo en un grupo de atletas de deportes de alto impacto y otro grupo de mujeres no deportistas. Se describió un descenso más pronunciado del ángulo de la uretra, vejiga y recto en el grupo de deportistas durante la realización de una maniobra de valsalva frente al grupo control. Este es otro factor predisponente de pérdida de orina al esfuerzo.

La fatiga de la musculatura del suelo pélvico puede ser otra de las razones por las cuales la incontinencia por ejercicio comienza tras repetidos esfuerzos durante el ejercicio de alta intensidad (Ree, Nygarrd & Bo, 2007).

Los músculos del suelo pélvico forman parte del sistema musculo-esquelético, que a su vez contribuyen a la estabilización de la articulación sacroilíaca. Además, estos músculos tienen la función de mantener las vísceras dentro de la cavidad pélvica y contribuir a las funciones esfinterianas. Por ello, perder el control de la vejiga no es realmente la forma más segura de construir un cuerpo funcional y fuerte. En efecto, es un síntoma claro de un sistema estabilizador “disfuncional”. La estabilidad espinal se puede ver comprometida y por lo tanto será menos eficiente a la hora de gestionar el aumento de presión intraabdominal.

18

A continuación enumero algunos factores de riesgo del ejercicio de alto impacto con la disfunción de suelo pélvico conocida como la incontinencia urinaria por ejercicio físico.

  • Repetidas y sistemáticas maniobras de valsalva durante el ejercicio.
  • La repetición de impactos o saltos que directamente afectan al sistema de soporte del suelo pélvico.
  • Una deficiente coordinación abdominal y respiratoria en cuando se entrena en fatiga.
  • No incluir un programa de prevención o re-entrenamiento global de la musculatura estabilizadora o central. Una opción saludable es Low Pressure Fitness, programa basado en el concepto hipopresivo y de la reeducación postural global.

Referencias

 Bø K, Maehlum S, Oseid S, Larsen S. Prevalence of stress urinary incontinence among physically active and sedentary female students. Scand J Sports Sci. 1989; 11: 113-6.

Bø K.Urinary Incontinence, Pelvic Floor Dysfunction, Exercise and Sport. Sport Med. 2004; 34: 451-64.

Eliasson, K., Larsson T, Mattsson E. Prevalence of stress incontinence in nulliparous elite trampolinists Scan J Med Sci Sport. 2002; 12: 106-110.

Goldstick, O. & Constantini, N. (2014). Urinary incontinence in physically active women and female athletes. Br J Sports Med, 48(4), 296-298. doi: 10.1136/bjsports-2012-091880.

Greydanus, D.E., Omar. H. & Pratt, H.D. (2010). The adolescent female athlete: current concepts and conundrums. Pediatr Clin North Am, 57(3), 697-718. doi: 10.1016/j.pcl.2010.02.005

Kruger J, Dietz H, Murphy B. Pelvic floor function in elite nulliparous athletes. Ultrasound Obstet Gynecol. 2007; 30: 81-5

Marques L, Roberta F, Caldeira E. Assessment of Pelvic Floor Muscle Pressure in Female Athletes. PM&R. 2012; Doi: 10.1016/j.pmrj.2012.09.001.

Nygaard IE. Does Prolonged High-impact Activity Contribute to Later Urinary Incontinence? A Retrospective Cohort Study of Female Olimpians. Obstet Genecol. 1994; 5: 718-22.

Ree, M.L., Nygaard, I., Bø. K. (2007). Muscular fatigue in the pelvic floor muscles after strenuous physical activity. Acta Obstet Gynecol Scand, 86(7), 870-6.

 

 

 

Dolor lumbar durante el embarazo, ¿qué puedo hacer?

El dolor lumbar durante el embarazo es demasiado frecuente, tanto que incluso se llega a “normalizar” . En el siguiente artículo nos aproximaremos a las principales causas del dolor lumbar durante el embarazo y como podemos prevenir el mismo.

El origen del dolor lumbar está ligado a los cambios anatómicos, fisiológicos y mecánicos que tienen lugar durante el embarazo.Los cambios normales a nivel fisiológico durante el embarazo afectan a la columna y pueden contribuir al inicio del problema durante el embarazo y el postparto. Los cambios más característicos durante el embarazo son los que se muestran en la siguiente figura: aumento del porcentaje de agua, del sistema endocrino y alteraciones vasculares.

Cambios Posturales

Hay cambios posturales significativos a lo largo de los nueve meses del embarazo. Estos se caracterizan principalmente por el incremento de la lordosis lumbar, es decir, la hiperlordosis o incremento excesivo de la lordosis lumbar. Está relacionada con la contracción de la musculatura lumbar que se ve obligada a trabajar intensamente provocando dolor en esa zona, incluso irradiando a las piernas ya que la mayoría del peso ganado está concentrado en la parte baja de la pelvis junto con el incremento del volumen abdominal. Por lo tanto, se podría producir una tendencia a inclinar el cuerpo hacia delante, con una compensación inconsciente que consiste en retrasar la pelvis para restaurar el eje de gravedad pero con el consiguiente incremento de la lordosis lumbar, lo que puede generar un aumento del dolor en esa zona.

Sin título1

Volumen total de Agua Corporal

La cantidad de agua corporal se incrementa en similar medida tanto en nulíparas como en multíparas, sobre unos 8.5 kilos. Este aumento de líquido, especialmente en el tejido conectivo de la columna y de la pelvis, incrementa la laxitud de las articulaciones aumentando la posibilidad de producir dolor.

Cambios Endocrinos

El efecto de la retención de líquidos antes mencionada, está reforzada por los cambios hormonales del embarazo, en concreto la relaxina, lo cual produce un incremento significativo de la laxitud sacroilíaca y de la sínfisis púbica.

Esta laxitud que es necesaria para alojar el feto creciente y facilitar el parto, podría incluso producir inflamación y aumentar el rango de movimiento, y por consiguiente causar dolor.

Así mismo, los niveles suero de hormona reproductiva y procolágeno se han relacionado con el inicio del dolor lumbar durante la última semana del período de embarazo.

Cambios vasculares.

Hasta el 67% de las mujeres refieren dolor lumbar durante la segunda mitad del embarazo. A menudo es una consecuencia de la sobrecarga de líquidos combinada con la obstrucción de la vena cava inferior por el aumento de tamaño del glúteo, lo que podría, a su vez, dar lugar a la congestión del sistema venoso y en última instancia conducir a la aparición de dolor de espalda, según las hipótesis de la literatura especializada.

La investigación científica vincula haber sufrido dolor lumbar con anterioridad, el trabajo estresante o el dolor lumbo-pélvico relacionado con el trabajo previo a una mayor prevalencia de dolor lumbar durante el embarazo. A pesar de todo esto, existen otros factores de riesgo importantes a tomar en cuenta son:

  • El aumento de peso durante embarazo a pesar de las recomendaciones médicas, lo que obliga a los músculos lumbares a realizar un esfuerzo extra, aumentando el riesgo de producirse contracturas.
  • La relajación de los músculos abdominales, diástasis abdominal y el incremento del volumen del abdomen que aumenta la curva lumbar fisiológica de la mujer embarazada. Pero esto mismo sucede también a los músculos abdominales profundos (oblicuos y transverso del abdomen), que pierden su competencia y el tono. Para evitar esto, es esencial aprender a ejercitar los músculos abdominales profundos e incluir un entrenamiento abdominal seguro antes y durante el embarazo.
  • Debilidad del glúteo. El glúteo está relacionado con la salud del suelo pélvico y la funcionalidad de la columna. En el caso de la mujer embarazada, la fuerza muscular que el glúteo posea, ayudará a estabilizar la región lumbo-pélvica, que trabaja de forma sinérgica con la columna lumbar y el suelo pélvico.
  • Estilo de vida sedentario: a menos que la mujer embarazada se le aconseje evitar el ejercicio por prescripción médica, se recomienda la actividad física regular para un mejor control postural, mantener una biomecánica correcta y una musculatura tonificada, para adaptarse a su propia cambios embarazo y el parto llegue el día de la mejor posibles condiciones.

Ejercicio mejor que paracetamol 

Diapositiva22

Para todos estos factores de riesgo mencionados, la mejor medicina preventiva siempre será el ejercicio. Está demasiado extendida entre algunos profesionales de la salud la recomendación de tomar analgésicos como el paracetamol o el reposo absoluto para recuperarse del dolor de espalda. Pero es bien sabido que el reposo prolongado en cama promueve el aumento de peso lo cual deteriora aún más la condición física. Además, la toma de analgésicos puede que no sea la mejor solución a corto y largo plazo.

Participar en un programa regular de ejercicio como el de Low Pressure Fitness-Hipopresivo antes y después del embarazo para una excelente opción para reducir el riesgo de dolor de espalda baja. Además, durante el embarazo adherirse a un programa de ejercicio específico y controlado como el de Bmom “ejercicio y embarazo” . Se recomienda para tonificar los músculos de la base y de la reeducación postural, dos de los principales objetivos del ejercicio en el embarazo. Por otra parte, Low Pressure Fitness será un programa global que entrenará el glúteo y suelo pélvico, musculatura esencial que proporciona estabilidad a la pelvis. En las siguientes fotografías (6 meses de embarazo) podemos observar a una profesora que entrenó hipopresivos antes de quedarse embarazada del tercer hijo y según su propio testimonio es el mejor embarazo de los tres que ha tenido. No ha tenido ningún dolor de espalda a lo largo de los seis meses. En las imágenes se puede observar también como su faja abdominal y musculatura erectora de la columna está totalmente reprogramada. Tiene memorizado el patrón postural y de activación lumbo-pélvico previamente aprendido a lo largo de los meses de entrenamiento con metodología Low Pressure Fitness. Esto le ha hecho vivir un embarazo con buena calidad de vida, sin molestias y con una faja abdominal consciente y activa.

Diapositiva25

Un especialista en ejercicio físico proporcionará un programa de entrenamiento y asesoramiento antes, durante y después del embarazo.

Más información:

www.hipopresivos.com

www.bmom.es

DEL PLACER AL DOLOR DURANTE LAS RELACIONES SEXUALES

Entre las disfunciones sexuales más comunes en las mujeres destaca, la dispareunia que es el dolor que se produce antes, durante o después del coito. Se trata de un trastorno sexual con gran repercusión en la calidad de vida de la mujer. Es un dolor recurrente o persistente que se experimenta en los genitales o la estructura pélvica. Su prevalencia media puede llegar al 10-15% de las mujeres menopaúsicas, aumentando en la mujer pos-menopáusica. Son muchas las causas de dolor sexual. Hoy en día siguen siendo sus mecanismos desencadenantes múltiples y desconocidos, conformando una entidad multifactorial y multidisciplinar. Entre las principales causas destacan factores emocionales como el abuso sexual, las relaciones sexuales no satisfactorias, el estrés o problemas psicológicos; factores físicos como insuficiente lubricación, otras disfunciones sexuales, vaginismo, irritaciones, cirugías pélvicas, etc.

mujer-pubis El tratamiento de la sexualidad y sus disfunciones se debe hacer desde una perspectiva multidisciplinar, entre la que se encuentra el profesional de la fisioterapia especializado en suelo pélvico y sexualidad.

¿Como me pueden ayudar Low Pressure Fitness?

El tratamiento de la dispareunia, por desgracia fue un tema poco abordado tanto por los terapeutas físicos como por las pacientes. Actualmente, acudir a un especialista de la fisioterapia en disfunciones sexuales y un experto en ejercicio mediante Low Pressure Fitness es una excelente medida de apoyo. La educación, adecuada instrucción verbal y aplicación de técnicas físicas ayudarán…y mucho durante el tratamiento.

Se ha encontrado que más del 30% de las mujeres con algún tipo de disfunción pélvica son incapaces de contraer la musculatura del suelo pélvico. El feedback físico, la conciencia y control corporal se vuelven esenciales en el tratamiento. Por tanto, una de las primeras vías de aprendizaje corporal es adquirir la conciencia de la musculatura del suelo pélvico. Es importante conocer la estructura anatómica y sensaciones físicas del periné. Un reciente estudio de un equipo investigador brasileño (Latorre et al., 2012), ha encontrado que las técnicas hipopresivas (Low Pressure Fitness) ayudan en la propiocepción local del suelo pélvico. En este sentido, uno de los principales objetivos a conseguir por el terapeuta físico será aumentar la conciencia del suelo pélvico al tiempo que enseñar a discriminar la relajación de la contracción muscular aislada. Otro de los principales objetivos es aumentar la elasticidad del tejido vaginal y normalizar el tono del suelo pélvico. Es esencial un equilibrio entre los componentes fasciales conectivos y musculares en el abordaje de la disfunción del suelo pélvico, incluida la sexual. En general, la mujer que sufre de dolor durante las relaciones sexuales tiende a la hipertonía y rigidez pélvica elevada. El estiramiento miofascial que producen las técnicas de baja presión “low pressure” facilitan la relajación muscular así como la circulación sanguínea. Aportará movilidad a la región pélvica y un reajuste corporal. Todos estos factores incidirán de forma positiva creando un balance físico al tiempo que psicológico. Liberar las tensiones musculares a través de ejercicio, favorece el equilibrio emocional. Recordamos que el factor emocional y psicológico es una de las múltiples causas del dolor sexual. En el siguiente artículo encontrarás información detallada de como los hipopresivos y el ejercicio físico pueden ayudar a mejorar la función sexual: http://www.fisioterapia-online.com/articulos/funcion-sexual-ejercicio-fisico-e-hipopresivos

2015-06-23 09.38.42Si sufres de dolor durante las relaciones sexuales, no dudes en apartar el tabú, hablar sobre el tema con un profesional y realizar un tratamiento múltiple desde lo más físico hasta lo psicológico.

Puedes encontrar un fisioterapeuta especializado en Low Pressure Fitness en las webs:

www.hipopresivos.com 

www.lowpressurefitness.com 

Conoce más sobre Dispareunia en la webs:

www.dispareunia.org 

www.vaginismus.com

 

HOMBRE, CUIDA TU PRÓSTATA CON LOS HIPOPRESIVOS

Los hipopresivos o gimnasia hipopresiva son muy practicados por la mamás tras el parto y para prevenir o tratar disfunciones del suelo pélvico femenino. Sin embargo, poco se habla sobre el tratamiento de problemas puramente masculinos y los beneficios que los ejercicios del tipo hipopresivo pueden tener en el hombre, y de forma específica para la PRÓSTATA. Por ello, el siguiente artículo está dedicado a ellos y al cuidado de su “próstata” con ejercicio hipopresivo.

Pero…¿Qué es la próstata?

La próstata es una glándula reproductiva que produce el líquido que transporta los espermatozoides durante la eyaculación. Dicha glándula rodea la uretra, el tubo a través del cual la orina sale del cuerpo.

La próstata forma parte de los órganos reproductores masculinos. Tiene aproximadamente el tamaño de una nuez. Además de rodear a la uretra, produce el líquido encargado de transportar el esperma, por lo que posee una doble función:

  • Urinaria: permitir el paso de la orina desde la vejiga.
  • Sexual o reproductiva: Permitir el paso del semen durante el momento de la eyaculación.

PRÓSTATAEJERCICIO
Con el paso de los años, sobre todo a partir de los 50, la próstata comienza a aumentar de tamaño. Este fenómeno se conoce como HIPERPLASIA BENIGNA PROSTÁTICA, el aumento de tamaño de la glándula no es sinónimo de cáncer, aunque si a partir de este momento se aconseja seguir revisiones médicas anuales.

El agrandamiento o crecimiento de la próstata puede obstruir los demás órganos vecinos como la uretra, causando posibles problemas urinarios o daños en los riñones.

¿Cuáles son los problemas asociados a la próstata?

 Este aumento de tamaño de la próstata que hemos comentado causa varios síntomas asociados a esta Hiperplasia Prostática Benigna. No es una enfermedad pero puede afectar mucho a la calidad de vida de quien la sufre:

Los síntomas son:

  • Micción lenta
  • Frecuente micción nocturna
  • Problemas asociados al vaciamiento vesical
  • Incontinencia urinaria de urgencia
  • Incontinencia Urinaria.

Existen tratamientos conservadores adecuados para tratar la sintomatología de la Hiperplasia Benigna de Próstata relacionados con los hábitos de vida y tratamiento fisioterapéutico que más adelante comentaremos.

Otro de los problemas comunes de la próstata es la prostatitis, que es la inflamación de dicha glándula. Esta afección provoca una irritación de la próstata.

ProstataInflamada Entre los síntomas más frecuentes de la prostatitis destacan:

  • Cansancio
  • Fiebre
  • Urgencia miccional
  • Dolor al orinar

Desgraciadamente otro problema asociado a la próstata es el Cáncer de Próstata. Este último trastorno o bien no suele dar síntomas o sino sintomatología parecida a la Hiperplasia, por lo que muchas veces se descubre en las rutinas periódicas o al encontrar sangre en la orina.

Más vale prevenir que lamentar

Puesto que el la esperanza de vida ha aumentado y muchos hombres superarán la barrera de los 50, se debería tener en cuenta que el mejor tratamiento es la prevención. Además de asistir a las rutinas o chequeos médicos anuales, seguir unas pautas básicas o cuidados puede ser esencial a la hora de prevenir e incluso tratar los problemas prostáticos. Entre estos cuidados se destacan:

  • Dieta sana y equilibrada. Una alimentación sana, con alto contenido en vegetales y baja en carne y productos de tipo animal (asociada a procesos cancerosos).
  • No fumar
  • Realizar ejercicio físico de forma moderada

Sin título1

¿Cómo me puede ayudar la gimnasia hipopresiva en la prevención de los problemas asociados a la próstata?

La reciente popularidad que han alcanzado los hipopresivos en parte debido a la excelente labor de difusión de www.hipopresivos.com; www.lowpressurefitness.com, ha hecho que muchos profesionales de la salud como los fisioterapeutas o los médicos comiencen a recomendar gimnasia hipopresiva como una alternativa adecuada de ejercicio físico para los problemas de próstata o su prevención temprana.

A pesar de no haberse hecho aún un estudio randomizado controlado exclusivamente sobre el tema, en algunos protocolos sanitarios de rehabilitación para pacientes prostactemizados ya se han incluido Hipopresivos como el caso del estudio de Serdá et al., (2010) como programa de rehabilitación para el tratamiento de la incontinencia urinaria postoperatorio.

Uno de los efectos que tiene la gimnasia hipopresiva es la descompresión visceral que ejerce debido a la fuerte aspiración del diafragma. Esto puede ser una gran ayuda en el caso por ejemplo de la opresión que la próstata ejerce sobre la vejiga. Además, se tonifican los músculos del suelo pélvico ayudando a los síntomas de incontinencia de urgencia y al vaciamiento vesical.

HYPOHOMBRE Rial y Pinsach (2014) nos explican en “Técnicas Hipopresivas” algunas de las razones por las cuales los hipopresivos nos ayudan a mejorar estos síntomas de incontinencia urinaria y otras patologías del suelo pélvico con la técnica hipopresiva así como su correcta ejecución.

Otra de las grandes aportaciones físicas de la hipopresiva es el aumento de la irrigación vascular. La microcirculación aumenta y esto ayudado de la descongestión pélvica es un factor decisivo para prevenir los indeseados problemas prostáticos. Así es como lo explica el Doctor Granados en la entrevista concedida al programa el Larguero. A partir del 1,10 podéis escuchar su explicación de cómo el ejercicio y en concreto el hipopresivo es un buen aliado en la prevención del cáncer de próstata debido a este aumento de la circulación local: http://play.cadenaser.com/audio/000WB0868920150128015027/el-larguero-27-01-2015-gareth-bale-programa/

En definitiva, no solo los beneficios iban a ser para el suelo pélvico de la mujer, sino que también el hombre se beneficia (y mucho) de realizar una técnica de ejercicio global y saludable como son los hipopresivos.

Bibliografía: 

Serdá, B., Vesa, J., Del Valle, A. & Monreal, P. (2010). La incontinencia urinaria en el cáncer de próstata: diseño de un programa de rehabilitación. ACTAS UROL ESP, 34(6), 522–530.

Rial, T. & Pinsach, P. (2014). Técnicas Hipopresivas. Ediciones Cardeñoso: Vigo.

Autora:

Tamara Rial (Phd)

Autora de varios libros sobre hipopresivos y CEO de Low Pressure Fitness

www.hipopresivos.com

www.gimnasia-hipopresiva.com